Inicio El Mundo Brasil superó las 10.000 muertes por coronavirus

Brasil superó las 10.000 muertes por coronavirus

covid-19

Brasil superó ayer los 10.000 muertos por coronavirus y se consolida como epicentro del brote en América Latina, mientras que el presidente Jair Bolsonaro sigue desoyendo recomendaciones de autoridades sanitarias de evitar aglomeraciones e incluso llegó a decir que este fin de semana haría un asado para miles de invitados, aunque terminó desdiciéndose. El Ministerio de Salud registró ayer 730 muertos y llegó a 10.627 decesos por el nuevo coronavirus, en tanto que 10.611 personas se infectaron en ese lapso con lo que la cuenta de casos positivos llega a 155.939.
Tras conocerse el sombrío reporte, el Congreso de Brasil decretó ayer luto oficial por tres días en tributo a los muertos por la Covid-19, por lo que quedaron prohibidas todas las celebraciones y festividades en ese lapso. «Este Parlamento, que representa el pueblo y el equilibrio federativo de esta Nación, no está indiferente a este momento de pérdida, de tristeza y de pesar», señalaron los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, Rodrigo Maia y Davi Alcolumbre, respectivamente, en un comunicado conjunto. Horas después, la Suprema Corte de Brasil emuló la iniciativa y decretó también un luto oficial de tres días.

Sin divulgación.
El viernes, una corte de tercera instancia, el Superior Tribunal de Justicia de (STJ), suspendió una decisión judicial que obligaba al Presidente a divulgar el resultado de las pruebas de coronavirus a las que fue sometido en marzo. El presidente del STJ, João Otávio de Noronha, dejó sin efecto un fallo judicial, confirmado en segunda instancia, que determinaba la divulgación pública de los resultados de los test de Bolsonaro, después de que el periódico O Estado de Sao Paulo solicitara los exámenes del jefe de Estado por tratarse de un asunto de «interés público».
Noronha acató, sin embargo, un recurso de la Abogacía General del Estado que pedía que se respetara la privacidad e intimidad de Bolsonaro, alegando que los datos e informaciones solicitadas no dicen respecto al ejercicio de la función como presidente. Bolsonaro fue considerado un caso sospechoso de Covid-19, la enfermedad que causa el nuevo virus, tras regresar de una visita oficial a Miami, donde se reunió con el presidente estadounidense, Donald Trump, y en la que la mitad de su comitiva, formada por unas 40 personas, contrajo la enfermedad.
El mandatario, quien suele menospreciar la gravedad del coronavirus, se ha negado a entregar sus estudios médicos porque considera que se trata de un asunto «privado», aunque llegó a insinuar que podría haber contraído la Covid-19 y no haberse dado cuenta.

Hospital.
Ayer, Río de Janeiro, el segundo estado brasileño más azotado por la pandemia del coronavirus, inauguró un hospital de campaña construido en el mítico estadio del Maracaná, que será destinado a la atención de pacientes con Covid-19 en estado de gravedad. El hospital, que operará en el área externa del estadio, fue construido en 38 días y fue entregado ayer 170 del total de 400 camas que tendrá. De las camas ya disponibles, 50 son de terapia intensiva y 120 de enfermería.
El hospital «es de alta complejidad», que, «comparado con lo que se hizo en China, en 30 días, tiene una complejidad aún mayor», señaló el gobernador Wilson Witzel, citado en un comunicado. El secretario de Salud del estado, Edmar Santos, agregó que el complejo instalado en el Maracaná contará también con dos equipamientos de tomografía y diversos aparatos de ecografía, rayo X portátil y de hemodiálisis.

Más de 4 millones de contagios
La cifra global de muertes por coronavirus superó ayer las 275.000 y la de casos confirmados los cuatro millones, en medio de claros avances en algunos países de relajar las restricciones debido a cifras alentadoras. Uno de los países que debió retroceder en su política de apertura de actividades pese a que se presentaba como un modelo intermedio entre los de confinamiento total y los que no, fue Corea del Sur, que tras detectar un fuerte crecimiento de contagios ordenó el cierre de más de 2.100 locales de ocio nocturno como discotecas, clubes y bares en el conocido barrio de Itaewon de la ciudad de Seúl.
Nueva York, epicentro mundial de la pandemia, pudo dar ayer cifras más tranquilizadoras al confirmar 226 nuevos decesos, la cifra más baja de los últimos cinco días. España e Italia reportaron ayer bajas en las cifras de muertes y nuevos contagios pero ambos gobiernos pidieron prudencia a la hora de flexibilizar sus esquemas de confinamiento, y en el caso de Roma, las autoridades tuvieron la buena noticia de que la justicia convalidó un recurso del primer ministro Giuseppe Conte para frenar las reaperturas anticipadas de bares y restaurantes que reclaman las regiones de todo el país.
En cambio, el Reino Unido, que tiene más de 31.587 muertes tras sumar 346 nuevos fallecimientos ayer, y más de 211.000 casos de Covid-19, está todavía en la etapa de las prevenciones, y si bien se esperan medidas de desescalada de las restricciones, podría imponer una cuarentena de 14 días a todos los viajeros que lleguen al país.
A su vez, el Senado francés, dominado por la oposición conservadora, dio ayer su última luz verde al proyecto de ley para prorrogar hasta el 10 de julio el estado de emergencia sanitaria, que posteriormente fue validado por la cámara baja, donde una escisión en el oficialismo amenaza con dejar al gobierno sin la mayoría parlamentaria. Francia cuenta con 26.310 muertos (sólo 80 en las últimas 24 horas) sobre 138.854 casos. (Télam)