Capriles presenta impugnación

El ex candidato opositor de Venezuela, Henrique Capriles Radonski, impugnó ayer las elecciones presidenciales del 14 de abril que perdió por estrecho margen, sin esperar su auditoría, tras los incidentes del martes en el Parlamento y las propuestas de mediación de España y la OEA, rechazadas por “injerencistas” por el gobierno de Nicolás Maduro.
La impugnación fue presentado ante la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que deberá fijar los plazos para la presentación de pruebas que avalen ese recurso, informó Gerardo Fernández, abogado constitucionalista y representante del comando de campaña de Capriles, reportaron las agencia ANSA y DPA.
“Estamos impugnando los actos previos al 14 de abril, día de las elecciones, estamos impugnando el acto electoral y además estamos denunciando los actos ocurridos en Venezuela post electoral”, explicó Fernández a la salida del tribunal en Caracas.
El letrado apuntó que “en este mismo acto se recusó al presidente y vicepresidente de la Sala Electoral” por sus presuntos vínculos con el Gobierno.
“Hemos solicitado la composición de una sala accidental que conozca este recurso”, aclaró Fernández tras detallar que “ya empezaron a litigar por ser un proceso largo, contencioso electoral que se debe tomar su tiempo”.

Respuesta.
El abogado precisó que se entregó un documento de 180 páginas ante el TSJ y que esperan una respuesta en 15 días hábiles sobre el recurso de impugnación.
Se espera que esta noche Capriles ofrezca otros detalles sobre el proceso de impugnación que se concretó después de más tres semanas de las presidenciales.
El gobernador del estado Miranda (centro) rechazó los resultados que le dieron la victoria al oficialista Nicolás Maduro, con una ventaja de 1,8 por ciento de los votos, tras reclamar primero una auditoría de todos los votos, lo que fue aceptado por el Comando Nacional Electoral (CNE).
Pero posteriormente Capriles rechazó también esa auditoría por no considerarla completa y reclamó la revisión de los cuadernos electorales donde se asienta la firma y huella de los votantes, algo no contemplado por la legislación vigente.

Maduro.
Por su parte, Maduro dijo en una entrevista con el diario francés Le Monde, en declaraciones recogidas por la agencia EFE, que la oposición está dominada por la extrema derecha, que persigue “destruir la democracia en Venezuela e imponer un proyecto totalitario”, y se comprometió a impedir “que aparezca un nuevo (dictador Augusto) Pinochet”.
En tanto, el canciller Elías Jaua, que previamente había rechazado la propuesta de mediación del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a la que consideró “desmesurada” e “injerencista”, y no pedida por el Gobierno, hizo lo propio con un planteo similar de España.
Durante una visita que hizo el canciller español, José Manuel García Margallo, a los Estados Unidos, dijo estar dispuesto a mediar en Venezuela, a lo cual Elías Jaua respondió enfáticamente que “él debe ubicarse, aquí no ha sido requerida ni España ni ningún país, para ninguna mediación”.

Estados Unidos.
El ministro venezolano, que también rechazó la injerencia de Estados Unidos, recordó que “aquí hay plena estabilidad social y política, hay un Gobierno y unas instituciones legítimas”. (Télam)