Celebración en Miami

CHAMPAÑA Y FUEGOS ARTIFICIALES

Cientos de cubanos radicados en Miami celebraron ayer la muerte del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, con champaña, cánticos, fuegos artificiales y bocinazos.
Los exiliados anticastristas se congregaron en el emblemático café Versailles ayer por la madrugada.
Allí bailaron, bebieron y rociaron champaña, cantaron consignas tales como “P’arriba, p’abajo, Fidel p’al carajo”, “Qué viva Cuba libre” y “Raúl, tirano, vete con tu hermano”.
Mientras tanto, varios de los manifestantes lanzaron fuegos artificiales y otros hicieron sonar insistentemente las bocinas de sus automóviles.
Uno de ellos fue Michel Sánchez, preso nueve años en cárceles cubanas, contó que dio un salto de alegría al recibir una llamada de Cuba en la que le dieron la noticia.
Como él también fueron apresados por “conspiración” dos de sus hermanos, que permanecieron encarcelados durante 12 y 18 años, y fueron fusilados varios familiares más.
De todos ellos y del “dolor” que causó el gobierno al pueblo cubano se acordó hoy Sánchez, aunque su mayor sentimiento estas horas es el de “esperanza” de que los Castro se “vayan” del poder de una forma definitiva.
Los dirigentes de las organizaciones de exiliados cubanos no se hicieron ver en los alrededores del Versailles -un café ambientado como los de La Habana precastrista- ni respondieron consultas periodísticas.
En cambio, el alcalde de Miami, Tomás Regalado, participó de los festejos y afirmó que “no se celebra la muerte de un ser humano, se celebra la muerte de un dictador”.
“Así como se celebró la muerte de un Hitler, estamos celebrando la de alguien que hizo mucho daño a cuatro generaciones de cubanos”, agregó el funcionario.
En tanto, los tres congresistas (diputados) de origen cubano por el estado Florida, coincidieron en celebrar la desaparición de Castro. (Télam)

Compartir