Inicio El Mundo Confirmaron cinco muertes en Ecuador

Confirmaron cinco muertes en Ecuador

LA CONAIE RESPONSABILIZO A LENIN MORENO POR LOS DECESOS QUE SE PRODUJERON EN LOS OCHO DIAS DE PROTESTAS

La tensión crecía ayer en Ecuador, donde disminuyen cada vez más las posibilidades de diálogo entre indígenas y el gobierno, tras la confirmación por parte de la Defensoria del Pueblo de Ecuador de la muertes de cinco manifestantes, por la represión gubernamental de protestas realizadas contra medidas económicas, consideradas «paquetazo». «Hacemos un llamado al Gobierno a erradicar la violencia y garantizar el derecho a la protesta social de forma pacífica», precisó ayer el ente.
Al cumplirse el octavo día de movilizaciones en diferentes ciudades, la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) denunció al mundo el fallecimiento de varios de sus miembros, como resultado de la severa represión policial desatada para disipar las protestas. En ese contexto, afirmó que en los próximos días revelará datos de decesos, heridos y desaparecidos, ocultados por las autoridades nacionales.

Responsabilidad.
Desde ayer en la mañana, cientos de representantes de pueblos y nacionalidades, se mantenían en el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el centro capitalino, donde realizaron ceremonias por los caídos, a quienes denominaron héroes. Asimismo, analizaron las próximas estrategias de Conaie, luego de la declaración de resistencia nacional y reforzamiento de acciones, anunciada por su presidente, Jaime Vargas, quien responsabilizó al presidente, Lenín Moreno, al gobierno y las fuerzas del orden, de promover la violencia contra los movilizados y por ende, las muertes.
La situación reinante dificulta más las oportunidades de un acercamiento o conversaciones entre la dirigencia indígena y el gobierno, que adelantó supuestos avances en un diálogo, desmentido más tarde por la Conaie. Inicialmente, la Confederación condicionó las conversaciones a la derogación del decreto que eliminó el subsidio a los combustibles y provocó un alza en tarifas del transporte público y precios de alimentos, a lo cual se opuso el ejecutivo.
Ahora, tras el recrudecimiento de la represión, incluso contra centros de acogida de manifestantes instalados en varias universidades, los requisitos para sentarse a la mesa de negociaciones aumentaron. La Conaie exige la separación del cargo de la ministra de gobierno, María Paula Romo, y al encargado de Defensa, Oswaldo Jarrín, así como la salida del país del Fondo Monetario Internacional, que según estiman, acordó otorgar un préstamo al estado, condicionado por medidas neoliberales, causantes solo de mayor pobreza y endeudamiento.

Mediadores.
En medio de ese panorama, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la iglesia católica y varias universidades manifestaron disposición de mediar en el conflicto, y dieron algunos pasos en ese sentido para intentar facilitar las conversaciones. Al respecto, el movimiento indígena precisó que a la ONU solo se le pidió ser garantes de los derechos humanos y desalojar a las Fuerzas Armadas de los puntos donde luchan los pueblos indígenas.
De su lado, el gobierno dijo que comunicó a los mediadores la decisión de no dar marcha atrás con las medidas, las cuales incluyen reducir en 20 por ciento el salario para contratos temporales renovados y disminuir el período vacacional de empleados de empresas públicos de 30 a 15 días, ambas rechazadas por la población. En ese contexto y con el afán de facilitar posibles conversaciones hacia consensos para que retorne la normalidad al país, instituciones de estado como la Defensoría del Pueblo llaman al ejecutivo a poner fin al estado de excepción declarado el pasado 3 de octubre y vigente por 30 días, por considerar que solo provocó mayor violencia y conmoción social.

Manifiesto.
En tanto, intelectuales y artistas de Ecuador expresaron ayer preocupación ante la situación, así lo expusieron en un Manifiesto. En el texto, los suscriptores declararon que los pueblos indígenas constituyen un factor decisivo en la preservación de la identidad y del futuro de Ecuador.
Asimismo, consideraron que la protesta de estos días, surgida desde las comunidades y provincias, para extenderse a nivel nacional, muestra el profundo descontento no solo de los pueblos indígenas como protagonistas, sino del pueblo ecuatoriano afectado por los golpes de una política económica excluyente, impuesta por el FMI. (Prensa Latina)