Inicio El Mundo Congresista calificó a Trump de fascista

Congresista calificó a Trump de fascista

EL MANDATARIO ATACO A UN GRUPO DE LEGISLADORAS Y DIJO QUE DEBERIAN VOLVER A SUS PAISES

La legisladora estadounidense Ilhan Omar tildó ayer de «fascista» al presidente Donald Trump, mientras el mandatario buscó distanciarse del clamor «¡Devuélvanla!», proferido contra esta legisladora demócrata nacida en Somalia en un mitín de campaña. «Hemos dicho que este presidente es racista, hemos condenado sus comentarios racistas», dijo a periodistas Omar, una de las dos mujeres musulmanas en el Congreso. «Yo creo que es un fascista».
Los gritos de «¡Devuélvanla!» estallaron el martes por la noche en un acto de Trump «Make America Great Again» (Engrandecer a Estados Unidos otra vez) en Greenville, Carolina del Norte, en respuesta a una furiosa diatriba del mandatario contra Omar y otras tres congresistas pertenecientes a minorías. En declaraciones a reporteros en la Oficina Oval, Trump dijo que desaprobaba lo ocurrido. «No estaba contento cuando escuché eso», aseguró.
Cuando se le preguntó por qué no hizo nada para acallarlos, en lugar de hacer una pausa mientras la multitud repetía su coro una y otra vez, Trump respondió: «Yo creo que sí lo hice, empecé a hablar muy rápido». Imágenes de la televisión mostraron que Trump dejó que los gritos continuaran durante al menos 13 segundos antes de seguir hablando.

Comentarios racistas.
Trump fue reprendido el martes por la Cámara de Representantes, dominada por los demócratas, por sus «comentarios racistas» luego de decir que las cuatro legisladoras deberían «regresar» a sus países de origen si no son felices en Estados Unidos. Pero en el mitín dejó en claro que planea poner sus incendiarios ataques contra Omar y otras tres congresistas demócratas de tendencia izquierdista en el centro de su estrategia para la reelección en 2020.
Las integrantes del llamado «Escuadrón», todas recién llegadas al Congreso en enero y con Omar como la única nacida fuera del país, se identifican como «mujeres de color» por su ascendencia hispana, árabe, somalí y afroestadounidense. Tras la resolución condenatoria de la Cámara, Trump volvió a la ofensiva en Greenville.
Para deleite de sus miles de partidarios, describió a Omar y a las otras demócratas como «ideólogas de izquierda» que ven a Estados Unidos «como una fuerza del mal». «Un voto para cualquier demócrata en 2020 es un voto para el avance del socialismo radical y la destrucción del sueño americano, francamente la destrucción de nuestro país», dijo.

Inflar tensiones.
Los gritos de «¡Devuélvanla!» recuerdan a los cánticos de «¡Enciérrenla!» que los seguidores de Trump dirigían contra la rival demócrata Hillary Clinton. Algunos republicanos han instado a Trump a atenuar la retórica, pero el presidente está convencido de que su estrategia es ganadora, a pesar del riesgo de inflamar las tensiones raciales y ampliar la división partidista.
Según expertos, Trump aprovechó una veta del malestar entre los estadounidenses blancos de clase trabajadora y de las zonas rurales para ganar en 2016 y espera volver a hacerlo. «Está reuniendo su base», dijo Wendy Schiller, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Brown. (AFP)