Continúan las negociaciones

El gobierno egipcio proseguía ayer sus gestiones en El Cairo para hacer avanzar las tratativas indirectas entre palestinos e israelíes sobre un alto el fuego permanente en la franja de Gaza, con la tregua de 72 horas pactada el domingo entre Hamas e Israel a punto de entrar a su último día.
Las partes por el momento no han logrado ponerse de acuerdo sobre algunos temas cruciales. Los palestinos siguen exigiendo el levantamiento total del bloqueo de Gaza impuesto en 2006. Los israelíes, a su vez, exigen la desmilitarización del enclave, lo que la delegación palestina rechaza categóricamente.
Pero El Cairo informó que hay avances “lentos” aunque “sólidos” en el intento de al menos prolongar la tregua y brindar un respiro a los atormentados residentes de Gaza. El negociador jefe de Hamas en la delegación palestina, Musa Abu Marsuk, dijo que el ambiente era complicado pero serio.
Según informó a EFE un miembro del equipo palestino, en la cita que duró unas nueve horas y culminó después de la medianoche, Israel volvió a pedir el desarme de la resistencia palestina de Gaza, la destrucción de los túneles, no desarrollar las capacidades bélicas y detener las pruebas para el lanzamiento de cohetes.
Pero los medios israelíes señalan el martes que Israel habría aceptado que las fuerzas de seguridad del presidente palestino, Mahmud Abbas, participen en los controles de dos pasos fronterizos entre la Franja de Gaza e Israel y otro con Egipto.
Assam Al Ahmed, integrante de la OLP y jefe de la delegación palestina, indicó que la Autoridad Nacional Palestina está dispuesta y en condiciones de hacerlo. “El dominio de Hamas ya finalizó”, dijo Al Ahmed al Times of Israel.

Argumento israelí.
El argumento israelí para mantener el bloqueo es que en manos de Hamas los pasos sirven para fortalecer militarmente a la fracción palestina hasta ahora hegemónica en la franja de Gaza.
Israel también habría dicho que está dispuesto a aprobar la transferencia de los sueldos a los empleados de Hamas, que gobierna en la Franja. Pero el ministro de Economía Neftalí Bennett condenó en duros términos esa iniciativa: “El dinero irá a terroristas que cavan (túneles) debajo de nosotros, construyen cohetes y nos disparan”, aseveró en su página de Facebook.

Negociación.
Según datos de fuentes cercanas a las negociaciones, en esta etapa Israel no admite la apertura del aeropuerto y el puerto en Gaza. En cuanto al desarme de las facciones palestinas, según ha transmitido ayer el canal de TV Al Mayadeen, los propios mediadores egipcios renunciaron a plantear este tema en las negociaciones.
Los delegados palestinos, que están permanentemente en El Cairo, dijeron que la primera reunión indirecta celebrada el lunes con representantes israelíes “no resolvió todavía ningún asunto”.
“Las conversaciones son difíciles y extenuantes”, indicó Abu Marsuk a la agencia rusa Itar Tass. “La primera tregua”, recordó, “no dio resultados palpables. Ahora el enfoque serio es obvio y se espera que nuestra delegación defienda las demandas y las esperanzas del pueblo palestino”.
La nueva ronda de consultas para cesar definitivamente la confrontación en la Franja de Gaza arrancó el lunes en El Cairo con la mediación de Egipto. La tregua acordada el domingo pasado, de 72 horas, es la segunda que vive el devastado enclave, y entró en vigor a la medianoche de ese mismo día.
La delegación negociadora israelí -que va y viene a El Cairo después de cada reunión- regresó ayer a la capital egipcia para reanudar las conversaciones.
La versión digital del diario israelí Yediot Aharonot, el de mayor circulación en el país, indicaba que Israel se apresta a proponer un considerable alivio al bloqueo a la Franja, en una primera aproximación a la demanda de la delegación palestina de que se lo levante por completo.
(Télam)