Inicio El Mundo Crece la tensión diplomática

Crece la tensión diplomática

TRUMP VOLVIO A CARGAR CONTRA MAY Y DARROCH

El presidente de EE.UU. advirtió que no tratará con el embajador Kim Darroch y lo insultó tras las descalificaciones que el diplomático dedicó al Gobierno estadounidense en unos correos filtrados.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siguió ayer sus ataques contra la primera ministra británica saliente, Theresa May, y su embajador en Washington, a quien calificó de «muy estúpido», tras las filtraciones de cables diplomáticos que ponen a prueba la relación especial entre ambos países.
El presidente estadounidense reaccionó al principio con contención tras la publicación del sábado de cables diplomáticos en los que el embajador británico, Kim Darroch, criticaba con dureza su gobierno y describía el ambiente en la Casa Blanca como caótico.
Pero el tono cambió y las relaciones entre Washington y Londres se han tensado en un momento en que Reino Unido se dispone a cambiar de gobierno a final de mes y afronta el futuro del Brexit.
Trump anunció el lunes que ya no tendrá contactos con el diplomático británico, pero May reiteró su apoyo a su emisario en Washington.
«El embajador excéntrico que el Reino Unido colocó en Estados Unidos no es alguien con quien estemos encantados, un tipo muy estúpido», escribió Trump en una serie de tuits el martes por la mañana.
El mandatario estadounidense dejó claro en sus mensajes que no conocía a Darroch, lo que no le impidió llamarlo «imbécil pretencioso».
«Díganle que Estados Unidos tiene la mejor economía y el mejor ejército del mundo, y que ambos se están haciendo más grandes, mejores y más fuertes (…) ¡Gracias, señor presidente!», continuó.
Londres ha intentado contener los daños de las filtraciones de los cables confidenciales enviados por Darroch en los que describe a Trump como un «inepto» y califica a su gobierno como «disfuncional», buscando restaurar «la relación especial» entre los dos aliados.

Sin órdenes concretas.
El lunes, Trump aseguró que no iba a tener más trato con el emisario de Londres. Sin embargo, el Departamento de Estado dijo ayer que no había recibido ninguna orden de no interactuar con el embajador británico. «Seguiremos trabajando con todos los diplomáticos acreditados hasta que recibamos más instrucciones de la Casa Blanca», dijo Morgan Ortagus, portavoz de la diplomacia estadounidense.
Trump había criticado duramente el lunes la gestión de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, y sugirió al embajador que hable «con su país, y con la primera ministra May acerca de su fallida negociación sobre el Brexit».
«Le dije a Theresa May cómo conseguir el acuerdo, pero siguió su propia y ridícula senda y no fue capaz de lograrlo. ¡Un desastre!», afirmó el presidente estadounidense.
Los dos candidatos a suceder a May reaccionaron de forma disímil a las declaraciones del presidente estadounidense. El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, condenó en Twitter los comentarios de Trump tildándolos de «irrespetuosos y falsos».
Boris Johnson, reivindicó sus «buenas relaciones» con Trump y se mostró conciliador con respecto a las críticas expresadas contra May.
«Yo mismo he dicho cosas muy críticas con respecto a las negociaciones sobre el Brexit», afirmó Johnson, el favorito a la hora de reemplazar a May. (AFP)

Bloqueo de críticos
Una corte federal de apelación dictaminó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no puede bloquear legalmente usuarios en Twitter por sus diferencias políticas.
El panel de tres jueces ratificó la decisión de hace un año de un juez federal de que Trump usaba «la discriminación por puntos de vista», una violación de los derechos constitucionales de la población con ideas contrarias.
El tribunal obvió la cuestión del derecho de libertad de expresión del presidente en una plataforma privada de Internet bajo la Primera Enmienda de la Constitución, ya que Trump había creado un foro público sobre la actividad de la Casa Blanca.
«La Primera Enmienda no permite que un funcionario público que utiliza una cuenta de redes sociales para todo tipo de propósitos oficiales excluya a personas de un diálogo en línea, de otra forma abierto, porque expresaron opiniones con las que el funcionario no está de acuerdo», argumentaron los jueces en un escrito de 29 páginas.
La sentencia se produce después de que un grupo de usuarios de Twitter y el Instituto Knight First Amendent de la Universidad de Columbia presentaran una demanda en la que acusaban a Trump de bloquear indebidamente comentarios de sus opositores políticos.
Los demandantes, entre ellos un profesor de la Universidad de Maryland, un oficial de policía de Texas y un humorista de Nueva York, dijeron que fueron bloqueados por la cuenta del presidente @realDonaldTrump después de criticar sus políticas en Twitter.