Inicio El Mundo Creen que la derecha votó a la centroizquierda

Creen que la derecha votó a la centroizquierda

ELECCIONES CHILE: PARA EVITAR EL TRIUNFO DE LA IZQUIERDA

Luego de lograr apenas una gobernación sobre 16 en las elecciones de ayer, varios exponentes de la derecha chilena evaluaron ayer que parte de su base electoral prefirió apoyar a los candidatos de la exConcertación, de centroizquierda, para evitar un triunfo de la izquierda, fuerza que resultó vencedora en los recientes comicios constituyentes.
El precandidato presidencial de Renovación Nacional (RN), Mario Desbordes, admitió en una entrevista radial que «por supuesto que no es un buen resultado quedar con una sola gobernación regional», pero dejó en claro que gracias a «nuestros votos» el candidato a gobernador de la Región Metropolitana por la centroizquierda, Claudio Orrego, se impuso a Karina Oliva, del Frente Amplio.
El exsenador de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI) Pablo Longueira hizo un comentario parecido en una carta al diario El Mercurio, celebrando que «se evitó el «Olivazo» y agregó: «Chile despertó y la derecha también». El único gobernador regional de derecha electo en segunda vuelta fue Luciano Rivas, en la región de la Araucanía, con un 58.21% de los votos.

Ganador.
En tanto, Orrego afirmó a Radio Cooperativa que con este resultado «la centroizquierda debe tener una mayor autoestima y altura de miras para tener una alternativa presidencial, independiente de quien sea». Orrego manifestó que «Chile necesita una centroizquierda de unidad, con carácter, personalidad, que entienda que al frente hay una izquierda dura, más radical y que sistemáticamente la intenta humillar y poner en una esquina».
A la hora de reconocer su derrota, Oliva le pidió a Orrego construir «una región para todas y todos, no solo para las comunas del Rechazo (sectores acomodados de Santiago)» cuyos habitantes tradicionalmente votan a la derecha y ayer lo hicieron por Unidad Constituyente (la exConcertación).

Próxima elección.
La próxima gran elección en Chile serán las primarias presidenciales, programadas para el 18 de julio, según el calendario del Servicio Electoral (Servel). En esa instancia no participará Unidad Constituyente, ya que sus partidos no llegaron a acuerdo e irán separados directamente a la primera vuelta el 21 de noviembre.
Por su parte, el politólogo de la Universidad de Santiago de Chile, Marcelo Mella Polanco, observó que la gran derrota electoral de la derecha en las elecciones de constituyentes y el triunfo de la ex-Concertación (ahora Unidad Constituyente) en los comicios de gobernadores del domingo, no se replicarán en las presidenciales si se mantiene la división de la izquierda en dos o tres grandes bloques, lo que favorecería al candidato que proponga la derecha.
El académico planteó que los sectores progresistas chilenos deben «tener una reflexión pragmática sobre la conveniencia de lograr la mayor articulación posible» de cara a las elecciones presidenciales de noviembre. «El pasado inmediato divide a ambos sectores, (pero) no es menos cierto que su chance electoral de cara al futuro está fuertemente determinada a que esas divisiones del pasado sean superadas», comentó Mella.
El triunfo de Claudio Orrego, con 52,7% de los votos, frente al 47,3% de Karina Oliva del Frente Amplio, fue «el triunfo más destacado para la centro izquierda» y que esto se dio porque «se movilizó el electorado de derecha de las comunas de mayores ingresos, eso ocurrió porque la derecha no tenía candidato en la segunda vuelta, pero en noviembre la derecha va a tener sus propios candidatos», analizó. (Télam)