Inicio El Mundo Crisis: Bolsonaro echó a los jefes de las Fuerzas Armadas

Crisis: Bolsonaro echó a los jefes de las Fuerzas Armadas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, destituyó a los tres jefes de las Fuerzas Armadas, informó hoy el Ministerio de Defensa en un comunicado.

«La decisión fue comunicada durante una reunión» del nuevo ministro de Defensa, Walter Braga Netto, con los comandantes del Ejército, Marina y Fuerza Aérea, quienes fueron informados que serán «reemplazados», dijo el Ministerio en la nota oficial.

De la reunión también participó el ministro saliente, general Fernando Azevedo, quien fue expulsado por Bolsonaro ayer, luego de que reclamara mayor apoyo político al Poder Ejecutivo en su discurso anticuarentena frente al colapso hospitalario y récord de muertes por Covid-19.

Es la primera vez desde 1985, cuando terminó la dictadura militar de 21 años, que todos los comandantes militares son sustituidos en una misma decisión.

No se informó quienes reemplazarán al jefe del Ejército, Edson Pujol, al de la Marina, Ilques Barbosa, y al de la Fuerza Aérea, Antonio Bermúdez. El mandatario realizó los cambios luego de haber hecho la mayor reforma ministerial, con seis alteraciones en el gabinete.

Malestar.

Por otro lado, en la prensa de ese país trascendió que Bolsonaro se irritó con el jefe del Ejército, general Edson Leal Pujol, porque nunca adhirió por las redes sociales a las críticas que el mandatario hace a las cuarentenas por coronavirus y, sobre todo, porque evitó pronunciarse este mes sobre la anulación de las condenas del líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva, informaron hoy fuentes gubernamentales citadas por la prensa local.

Según informó el canal GloboNews y el portal de noticias UOL, Bolsonaro esperaba una reacción publica de Pujol de repudio a la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) de anular la condenas contra Lula en la operación Lava Jato, lo cual habilitó al expresidente a participar de los comicios de 2022, para los que es uno de los favoritos.

«Pujol se transformó en la piedra en el zapato de Bolsonaro», dijo un interlocutor del presidente citado por esos medios. De acuerdo a la información, Bolsonaro buscó pero no obtuvo de Pujol un comportamiento similar al que en 2018 tuvo el entonces jefe del Ejército, general Eduardo Villas Boas, quien confesó que hizo un mensaje por Twitter para amenazar, con consenso del Alto Comando, al STF en caso de que liberara a Lula, que en esa época estaba preso.

Otros cambios.

Tal como informó LA ARENA, Bolsonaro, buscó ayer dar una muestra de autoridad con un fuerte cambio en su gabinete, entre ellos los de sus ministros de Defensa, general Fernando Azevedo; y de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y consolidar de paso su alianza con el llamado «Centrao», la derecha parlamentaria que respalda al gobierno y que comanda Diputados y el Senado.

Azevedo fue despedido del cargo por Bolsonaro en un primer sorpresivo movimiento en el gabinete, acelerado por lo que hasta la tarde eran solo versiones sobre la probable salida también del canciller Araújo, resistido por el Senado. «Preservé a las Fuerzas Armadas como instituciones de Estado», dijo el ministro de Defensa saliente en un comunicado difundido luego de reunirse con Bolsonaro en el Palacio del Planalto.

La jugada de Bolsonaro cayó como sorpresa en el mundo militar, sobre todo porque el mandatario se irritó por la posición del jefe del Ejército, general Edson Pujol, en favor de las cuarentenas. Este es el segundo general que echa el ex capitán Bolsonaro: la semana pasada cayó el hasta entonces ministro de Salud, Eduardo Pazuello.

Por la mañana, el canciller Araújo presentó su renuncia a Bolsonaro, quien recién se la aceptó por la tarde y nombró en ese lugar a su asesor y diplomático de carrera Carlos França, especialista en integración energética sudamericana