Detuvieron a Eduardo Cunha

EX PARLAMENTARIO FUE ACUSADO DE RECIBIR SOBORNOS

El ex presidente de la Cámara de Diputados de Brasil y comandante del juicio político que destituyó a Dilma Rousseff, Eduardo Cunha, fue detenido ayer acusado de recibir sobornos y lavar dinero en Suiza por decisión del juez Sergio Moro, que investiga la corrupción en Petrobras, se informó ayer oficialmente.
La decisión de Moro está basada en un pedido de la fiscalía, que vio el riesgo de que Cunha pudiera obstruir las investigaciones, centradas en tres cuentas que el ex diputado tiene en Suiza abastecidas por varios millones de dólares de sobornos por intermediar en la compra de un campo petrolero en Benín por parte de Petrobras.
Es la máxima detención en términos políticos de la Operación Lava Jato ya que Cunha es uno de los hombres fuertes del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) de Michel Temer, de quien fue uno de sus principales consejeros y además presidente de la Cámara de Diputados.
El presidente Temer, según informó la oficina de prensa del gobierno citada por la cadena Globonews, anticipó su regreso de Japón, donde se encuentra de gira oficial.
La fiscalía acusa a Cunha de haber nombrado al ministro de Transportes de Temer y otros funcionarios como parte de su estrategia para mantener la influencia en el poder y recibir protección frente a la investigaciones.
Cunha fue el presidente de la Cámara de Diputados que el año pasado bloqueó el gobierno de Rousseff y, cuando ella se negó a protegerlo de un proceso, el 2 de diciembre activó como jefe de la casa legislativa el pedido de juicio político que terminó en la destitución de Rousseff el 31 de agosto pasado.

Evasión.
Cunha, por su parte, estaba procesado por la corte suprema por evasión de divisas, corrupción y lavado de dinero, causa que pasó a la alzada de Moro cuando el diputado fue destituido en setiembre por falta de decoro del cargo, por haber mentido sobre sus cuentas en Suiza.
“Esperemos que él haga una delación premiada, que será la delación de delaciones. Cunha tiene un estilo de gangster”, dijo Ivan Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), autor del proceso que destituyó a Cunha en setiembre pasado.
Cunha fue trasladado desde Brasilia, donde fue capturado, hacia Curitiba, donde quedó detenido por tiempo indeterminado en la cárcel de la sede de la Policía Federal, adonde están detenidos varios rivales políticos, como el ex ministro del Partido de los Trabajadores (PT) Antonio Palocci.

Detención.
El juez Moro bloqueó cuentas por unos 68 millones de dólares en bienes de Cunha y su esposa, una ex presentadora de televisión de la cadena Globo en los años noventa investigada por lavado de dinero ya que hizo compras millonarias en el exterior con el dinero de las cuentas suizas.
La detención de Cunha se produjo mientras el ex diputado había acusado al gobierno de Temer y varios ministros de haberlo abandonado, a la vez que estaba en Brasilia para escribir un libro sobre el juicio político contra Rousseff.
Rousseff denunció que el impeachment fue ilegal debido a que Cunha cometió desvío de poder, pero la corte rechazó ese recurso.
El ex parlamentario fue preso porque el juez Moro, a pedido de los fiscales, dijeron que se temía de una fuga ya que el ex diputado tiene pasaporte de ese país.
En su perfil de Facebook, Cunha, mediante sus abogados dijo que la detención es algo “absurdo” porque la corte suprema había descartado por falta de motivación el arresto.
El juez Moro, en su fallo, dijo que la destitución de Cunha de su cargo de diputado “no fue suficiente para evitar nuevas obstrucciones a la investigación” y que de acuerdo a la acusación de la fiscalía “hay pruebas de que fue beneficiario de coimas” en contratos de Petrobras.
Cunha fue el principal responsable de haber conformado un conglomerado opositor a Rousseff en el Congreso en 2015. (Télam)

Compartir