Detuvieron a hombre en Florida

NEOYORQUINO ACUSADO DE ENVIAR 13 BOMBAS A CRÍTICOS DE TRUMP

Un hombre detenido en Florida fue acusado ayer de enviar 13 artefactos explosivos a críticos del presidente Donald Trump, un caso que avivó esta semana la tensión política en Estados Unidos a pocos días de cruciales elecciones legislativas.
Cesar Sayoc, un neoyorquino de 56 años residente en Aventura, al norte de Miami, fue arrestado frente a un centro comercial en la ciudad de Plantation, y la camioneta que manejaba, cubierta con calcomanías a favor de Trump, fue confiscada, informaron las autoridades.
También conocido como Cesar Altieri, este hombre con pasado criminal y ferviente seguidor del presidente republicano, fue acusado de cinco delitos, entre ellos enviar explosivos y amenazar a un ex presidente.
Así lo anunció el fiscal general Jeff Sessions en rueda de prensa junto al director del FBI, Christopher Wray, quien dijo que el sospechoso fue identificado por sus huellas digitales detectadas en uno de los paquetes.
Sus accciones, calificadas de “terrorismo interno” tanto por los republicanos en el poder como por los demócratas en la oposición, podrían costarle hasta 48 años de prisión.
“Estos actos terroristas son despreciables y no tienen lugar en nuestro país”, dijo Trump en la Casa Blanca elogiando el “increíble trabajo” del FBI.
“Nunca debemos permitir que la violencia política eche raíces en Estados Unidos”, añadió.
Los paquetes bomba fueron interceptados desde el lunes en medio de una tensa campaña para las legislativas de mitad de mandato del 6 de noviembre, vistas como un referendo sobre la gestión de Trump y los republicanos, que pueden perder el control del Congreso.

Artefactos.
El director del FBI precisó que en total se detectaron trece artefactos artesanales potencialmente “explosivos”, incluyendo un tubo plástico, un pequeño reloj, una batería y cableado, y advirtió que “puede haber” más en circulación.
Los paquetes bomba, interceptados en Nueva York, Maryland, Florida, Delaware y California, fueron dirigidos al ex presidente Barack Obama, a la ex candidata presidencial Hillary Clinton y el ex vicepresidente Joe Biden, así como el multimillonario George Soros y la estrella de Hollywood Robert De Niro.
También fueron destinatarios el ex fiscal general Eric Holden, los senadores demócratas Cory Booker y Kamala Harris, las legisladoras Maxine Waters y Debbie Wasserman Schultz, el ex director de la CIA John Brennan y el ex director de inteligencia nacional James Clapper.
Los explosivos destinados a Clapper y Brennan fueron dirigidos a oficinas de la CNN, una cadena informativa critica con el gobierno de Trump.
Medios estadounidenses informaron que Sayoc era un votante republicano registrado, pero Wray dijo que es “demasiado pronto para hablar sobre los motivos” del sospechoso.

Trump.
Trump, que culpó estos días a la prensa por provocar “ira” en la sociedad, deploró que este incidente afecte el buen desempeño de los republicanos en los próximos comicios.
“A los republicanos les está yendo tan bien en la votación temprana, y en las encuestas, y ahora suceden estas cosas de Bombas y el ímpetu se desacelera en gran medida: los informativos no hablan de política”, escribió en Twitter.
“Muy desafortunado lo que está pasando. Republicanos, ¡salgan y voten!”, añadió.
El presidente, que suele denunciar a la prensa crítica de su gestión como de “noticias falsas” y ha hecho duros comentarios sobre los destinatarios de las bombas, ha sido criticado por su tibia reacción.
Consultado por CNN, Clapper, ex director de inteligencia nacional y objetivo de uno de los paquetes, atribuyó a Trump “cierta responsabilidad” por el enrarecido ambiente político.

De Niro.
De Niro, mordaz crítico de Trump, agradeció que no haya habido heridos por estos incidentes y aprovechó para urgir a los estadounidenses a votar. “Hay algo más poderoso que las bombas, y ese es su voto”, dijo el dos veces ganador del Óscar.
Todos los paquetes fueron enviados en sobres de papel manila con interior de plástico con burbujas, etiquetas de dirección impresas en computadora y seis sellos con la bandera estadounidense.
El remitente era el mismo, hasta en los errores de ortografía: Debbie Wasserman Schultz, legisladora de Florida y ex presidente del Comité Nacional Demócrata. (AFP)