Inicio El Mundo Ecuador: marcha atrás con el ajuste

Ecuador: marcha atrás con el ajuste

LA MOVILIZACION POPULAR LE TORCIO LA MANO A LENIN MORENO Y AL FMI

El Gobierno y los indígenas ecuatorianos llegaron el domingo a un acuerdo a través del cual se derogará el decreto 883, que eliminó el subsidio a los combustibles y provocó la actual ola de protestas.
«Con este acuerdo se terminan las movilizaciones y medidas de hecho en todo el Ecuador y nos comprometemos de manera conjunta a restablecer la paz en el país», señala el acuerdo.
Moreno aceptó dejar sin efecto el decreto sobre la supresión de los subsidios que disparó el precio del diésel y la gasolina en 123%, y que arrojó a las calles a miles de indígenas, apoyados por otros sectores, en protestas que dejaron siete muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos.
Es «una solución para la paz y para el país», celebró el presidente ecuatoriano en Twitter. «El Gobierno sustituirá el decreto 883 por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan. ¡Se recobra la paz y se detienen el golpe correísta y la impunidad!».
Jaime Vargas, titular de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que lideró las manifestaciones, confirmó que «se levanta la medida de hecho en cada uno de nuestros territorios».
«Se ha dejado sin efecto el decreto 883 y eso es para todo el país. ¡Viva el Ecuador! ¡Viva la paz!», proclamó.
El acuerdo fue anunciado tras unas cuatro horas de negociación cara a cara entre Moreno y la Conaie, en un centro salesiano de Quito.
Miles de personas hicieron sonar cacerolas y cornetas celebrando el fin de la peor crisis en Ecuador en casi dos décadas. También hubo fuegos pirotécnicos en los exteriores del Ágora, el coliseo donde se concentraron los indígenas que llegaron a la capital para protestar contra las medidas de austeridad.

Limpieza de calles.
El movimiento indígena de Ecuador, el que puso en jaque al gobierno de Lenín Moreno, inició las tareas de normalización y limpieza de las calles de la capital nacional y del resto de las ciudades que se vieron en estado de ebullición, como parte de la responsabilidad asumida tras el acuerdo alcanzado con el Palacio de Carandolet. Las organizaciones que tomaron las calles de Quito habían comenzado ayer a la mañana con la higiene y retiro de escombros de las principales calles, un gesto bienvenido por la administración central y el resto de la ciudadanía.
Además de los activistas que se levantaron contra el paquete de medidas decretado por Moreno, otros voluntarios se acercaron a los grupos para apagar los focos humeantes de barricadas y demás puestos de resistencia a la autoridad, tras casi dos semanas de caos y toque de queda.
El Ejecutivo aceptó el pedido de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) para desmovilizar a miles de sus miembros que llegaron a la capital: derogar el decreto presidencial 883 que eliminó subsidios a combustibles, y que había sido pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Esa medida, con la que el Estado iba a ahorrar 1.300 millones de dólares al año, generó el 3 de octubre alzas de hasta 123% en los precios del diésel y la gasolina, los más utilizados en el petrolero Ecuador, que afronta serios problemas financieros. Moreno aclaró por Twitter que se «sustituirá el decreto 883 por uno nuevo que contenga mecanismos para focalizar los recursos en quienes más los necesitan». (AFP)