Inicio El Mundo EE.UU: nuevo caso de racismo y brutalidad policial

EE.UU: nuevo caso de racismo y brutalidad policial

UN HOMBRE NEGRO FUE ACRIBILLADO POR LA ESPALDA

Con el eco aún de las protestas antirracistas por el asesinato de George Floyd, la ciudad estadounidense de Kenosha vivió una dura jornada de protestas callejeras luego de que se conociera un video que muestra cómo agentes de la policía local le dispararon al menos siete veces, varias por la espalda, a un ciudadano afroamericano que intentaba detener y que por estas horas se encuentra en grave estado de salud.
El hecho ocurrió en Winsconsin, estado vecino a Minnesota, donde la policía de Mineápolis asesinó en mayo pasado a George Floyd en un hecho que desató masivas movilizaciones en todo el país ante el continuo abuso de las fuerzas de seguridad contra ciudadanos afroamericanos. Esta vez el protagonista fue un hombre identificado como Jacob Blake y su caso tuvo una similitud con el de Floyd: fue víctima de la brutalidad policial en momentos que intentaba ser detenido.

Testigos.
Algunos testigos narraron que la policía llegó hasta donde estaba Blake luego de que este fuera denunciado por un hecho de violencia contra su familia. Sin embargo, Ben Crump, abogado de la familia y también representante de la de Floyd, desmintió esta versión y aseguró que Blake trataba de mediar en una pelea entre dos mujeres. El caso es que en momentos que los agentes de la Policía de Kenosha quisieron detenerlo, el hombre salió caminando hacia una camioneta a la que intentó ingresar. Entonces se ve cómo uno de los policías lo toma de la ropa y junto con dos que lo acompañaban comenzaron a dispararle a muy corta distancia.
Ben Crump agregó un dato estremecedor: los tres hijos de Blake estaban en la camioneta cuando todo ocurrió. «Vieron a un policía disparar a su padre. Estarán traumatizados para siempre», escribió en Twitter. El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, informó que la víctima está internada en un hospital en Milwaukee y en estado crítico. «Esta noche, Jacob Blake recibió múltiples disparos en la espalda, a plena luz del día, en Kenosha, Wisconsin», tuiteó. «Aunque aún no tenemos todos los detalles, sabemos con claridad que no es el primer hombre o persona negra en recibir disparos o heridas o en ser asesinado sin piedad a manos de miembros de las fuerzas del orden en nuestro estado o nuestro país», afirmó el gobernador.

Manifestaciones.
Luego de que se conocieran las imágenes se registraron manifestaciones, disturbios y ayer las autoridades de Wisconsin declararon un toque de queda y llamaron a la Guardia Nacional. Las protestas se registraron en Kenosha, Wisconsin, y ante el temor de una nueva ola de manifestaciones y disturbios masivos como los de Minneapolis en mayo, tras el asesinato de Floyd, las autoridades ya decretaron un toque de queda nocturno para esta noche y la de mañana.
El alcalde de Kenosha, John Antaramian, además, llamó a la Guardia Nacional para reforzar a la Policía municipal y «proteger la infraestructura crítica y las instituciones culturales, según explicó el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, en un comunicado difundido a la prensa. (Télam)