Inicio El Mundo EE.UU. y Rusia restablecen relaciones

EE.UU. y Rusia restablecen relaciones

BIDEN Y PUTIN CELEBRARON SU PRIMERA CUMBRE EN GINEBRA

El anuncio de que los embajadores de ambos países regresarán a sus puestos de servicio, luego de la crisis bilateral despertada hace tres meses, marcó el primer resultado concreto de la cumbre desarrollada ayer, en Suiza, entre los presidentes de Rusia y Estados Unidos.
Joe Biden y Vladimir y Putin celebraron en Ginebra su primera cumbre bilateral, que duró más de cuatro horas e que incluyó además un encuentro más breve solo con sus cancilleres y otra reunión de trabajo con distintos funcionarios, que duró 65 minutos, informó la Casa Blanca.
Habían su encuentro pasadas las 13 (8 en Argentina) Grange con un apretón de manos en la Villa La Grange, y luego de posar con el presidente suizo Guy Parmelin. «Siempre es mejor verse cara a cara» dijo Biden, y el ruso respondió «ojalá sea una reunión productiva».
El presunto envenenamiento y la condena que cumple el empresario Alexey Navalny, la tensión entre Rusia y Ucrania y sospechas de que el Kremlin estuvo detrás de algunos ciberataques eran los temas que más tensión previa generaban, pero en la ageda también figuraron el control de armamentos nucleares, el cambio climático, los programas atómicos de Irán y Corea del Norte y la estabilidad de Afganistán tras la retirada militar estadounidense y de la OTAN.
Putin aterrizó en su avión presidencial y se dirigió directamente al magnífico edificio del siglo XVIII, con vista del lago Lemán, en el corazón de la ciudad.
Biden se presentó presionado por el reclamo de ser más firme con Putin de lo que fue Donald Trump, cuyo mandato estuvo marcado por sospechas de que Rusia intervino para que ganara los comicios de 2016. Putin, en cambio, llegó apoyado en una larga experiencia en cumbres bilaterales: alcanzó el poder a fines de 1999 y ya se codeó con cuatro presidentes estadounidenses. Biden es el quinto y los especialistas consideraban que había ganado antes de empezar, porque la cumbre ratifica un liderazgo de Rusia en el escenario mundial.

«Fue constructiva».
Tras salir del encuentro, ambos mandatarios ofrecieron conferencias de prensa por separado. El ruso afirmó que la cumbre «fue constructiva» y anunció que iniciarán consultas bilaterales sobre estabilidad estratégica y ciberseguridad. También rechazó las acusaciones de Biden sobre la cuestión Navalny y explicó que el empresario devenido en líder opositor sabía que sería detenido en Rusia pero «buscó deliberadamente ser arrestado».
Sin embargo, el regreso de los embajadores resulta el dato más relevante, porque marca la normalización de relaciones diplomáticas, luego de la fuerte crisis desatada por las declaraciones de Biden, calificando a Putin de «asesino». Luego del episodio, Moscú convocó la presencia de su embajador en Estados Unidos Anatoly Antonov y unas semanas después aconsejó al embajador norteamericano, John Sullivan, que regresara a Washington.
«Ese asunto está resuelto y los embajadores regresarán a sus lugares de servicio permanente», dijo Putin, antes de reiterar que ambos países están dispuestos a buscar soluciones a todos los problemas bilaterales «Hay muchos temas para discutir, las dos partes están dispuestas a buscar soluciones».
«La conversación con Biden fue más bien constructiva. Nuestra visión sobre muchos temas difiere, pero creo que ambas partes demostramos el deseo de entendernos mutuamente y encontrar maneras de acercarnos». Putin anunció que ambos países instruirán a distintos «equipos de funcionarios» para trabajar conjuntamente en distintas áreas de interés común.
(Télam)

«Nadie quiere otra Guerra Fría».
Tras finalizar la cumbre, Joe Biden aseguró que ni él ni Putin les «»interesa una nueva Guerra Fría» y aclaró que «no hubo amenazas» durante el encuentro, pero sí reconoció que existen «diferencias» y reiteró los reclamos estadounidenses sobre la situación del empresario Alexei Navalny, que purga una condena en Rusia.
«No fue un momento de paz y amor, en el que nos abrazamos, pero a ninguno de los dos le interesa una nueva Guerra Fría» afirmó durante la conferencia de prensa que ofreció al término del encuentro. «No se trata de confiar en él o no, sino de defender los intereses propios. Veamos qué pasa. Como suele decirse: la prueba del postre consiste en probarlo».
Biden contó que hablaron sobre las sospechas de interferencias electorales de Rusia y supuestos ataques cibernéticos. «Le dije claramente que no toleraríamos intentos de violación de nuestra soberanía democrática o desestabilización de nuestras elecciones democráticas» aseguró, y ante la lluvia de preguntas sobre qué respondió Putin, respondió: «sabe que hay consecuencias, sabe que tomaré acciones».
En cuanto a Navalny «le marqué que expresaremos nuestra preocupación por casos como éste. Le dejé eso claro y continuaré alertando sobre temas fundamentales de derechos humanos porque así pensamos nosotros», dijo.