Inicio El Mundo "El corazón del planeta arde y sangra"

«El corazón del planeta arde y sangra»

EL PRESIDENTE FRANCES, EMMANUEL MACRON, CALIFICO LOS INCENDIOS COMO UNA "CRISIS INTERNACIONAL"

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff afirmó ayer que la devastación de la selva amazónica es una cara aterradora de la destrucción de la soberanía nacional y un crimen de lesa patria cometido por el Gobierno de Jair Bolsonaro. «La tala y la quema de árboles, bajo la ineficacia tolerante del Gobierno, representan un asalto a la soberanía nacional tan grave como la venta de compañías públicas estratégicas brasileñas como Petrobras, que se espera tengan lugar en 2022», denunció Rousseff.
Alertó que la catástrofe ambiental y la privatización son peligrosas, porque algunas decisiones económicas pueden revisarse y anularse, pero la extinción de la selva tropical más grande del mundo y la venta de la séptima compañía petrolera del mundo son irreversibles. Rousseff señala que «no es casualidad que, el mismo día, el Gobierno neofascista acusó a las organizaciones sociales que defienden el Amazonas como autores de incendios forestales y anunció la privatización de 17 empresas públicas, así como la venta de Petrobras, la mayor empresa brasileña».

Tema urgente.
Para la exmandataria, «la defensa de la Amazonia se ha vuelto urgente, un problema inmediato que debe abordarse antes de que sea demasiado tarde. En un año, se registraron más de 72 mil brotes de incendios en la región ambientalmente rica de Brasil». «Solo esta semana, agregó, hubo 68 brotes importantes de incendios en áreas indígenas y unidades de preservación, verificados por imágenes satelitales».
«La defensa de la Amazonia es un tema fundamental. En este momento, el corazón del planeta arde y sangra, necesita ser protegido de sus enemigos, entre los cuales se encuentra, por sorprendente que parezca, el actual Gobierno brasileño. Así que tenemos que salir a las calles para las manifestaciones programadas para hoy», subrayó.

Lesa humanidad.
«Lo que está sucediendo en la Amazonía es un crimen de lesa humanidad», subrayó ayer la reconocida ecologista y pedagoga brasileña Marina Silva, al referirse a los incendios forestales. «En la historia de Brasil hemos tenido escenarios difíciles, pero es la primera vez que tenemos una situación prácticamente incentivada oficialmente por el Gobierno», expresó.
Silva enfatizó que el Gobierno (de Jair) Bolsonaro deconstruyó todas las políticas ambientales que fueron construidas a lo largo de décadas. Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales de Brasil, del 1 de enero de 2019 al 18 de agosto último se registraron 71 mil 497 focos de incendio en el gigante sudamericano, de los cuales el 52,5 % se situó en la región amazónica.

Protestas.
Por su parte, la organización Fridays for Future (FFF) convocó a los jóvenes a manifestarse hoy ante las embajadas de Brasil en todo el mundo, entre ellas frente a la sede de Argentina. «Nuestra casa está literalmente en llamas y los pulmones de nuestro planeta se están convirtiendo en cenizas», alertaron los jóvenes en un comunicado en el que llaman a participar de la protesta.
«El planeta se precipita hacia una serie incontrolable de eventos que destruirán los ecosistemas y la vida en el planeta», advirtió Fridays for Future. La organización relaciona el aumento de los incendios en Brasil con la llegada a la presidencia del país de Jair Bolsonaro, quien asumió el 1 de enero de 2019, a cuyo Gobierno acusa de ver el Amazonas «solo como una bolsa de dinero».

Macron.
El presidente francés Emmanuel Macron dijo ayer que los incendios son una «crisis internacional» y dio cita a los miembros del G7 para «hablar de esta urgencia» en la cumbre de Biarritz este fin de semana. «Nuestra casa se quema. Literalmente. La Amazonía, pulmón de nuestro planeta que produce 20% de nuestro oxígeno, está en llamas. Es una crisis internacional. Miembros del G7, cita en dos días para hablar de esta urgencia», escribió el jefe de Estado en Twitter.
Macron, que envió su tweet en francés e inglés, se une al secretario general de la ONU Antonio Guterres, quien se mostró ayer «profundamente preocupado» por los incendios en Amazonía. (Prensa Latina/Télam/AFP)