Inicio El Mundo El coronavirus ya se cobró 1.113 vidas

El coronavirus ya se cobró 1.113 vidas

LA OMS ADVIERTE QUE LA VACUNA CONTRA EL VIRUS TARDARA 18 MESES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó ayer que el desarrollo de una vacuna contra la enfermedad provocada por el coronavirus de Wuhan -denominado desde Covid-19- que causó hasta el momento 1.113 muertos, se demorará al menos un año y medio, y advirtió que «si el virus llega a un sistema de salud débil creará el caos».
«La primera vacuna puede estar lista en dieciocho meses, así que por ahora debemos prepararnos para usar las armas que tenemos al alcance en la lucha contra este virus», dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa, informó la agencia EFE.
La OMS decidió usar el nombre Covid-19 para que «pueda pronunciarse y no aluda a una localización geográfica específica, un animal o un grupo de personas», para evitar estigmatizaciones.
El funcionario de la OMS informó que el Covid-19 causó 44.468 contagiados en China de los cuales mas de 1.000 fallecieron en ese país.
Al referirse a las cifras de muertos y contagiados, Tedros advirtió que el nuevo coronavirus «debe ser considerado actualmente el enemigo público número uno para toda la humanidad», con consecuencias políticas, sociales y económicas peores que las de cualquier acto terrorista».
Agregó que los resultados de la reunión que se lleva a cabo en Ginebra, Suiza, no son «respuestas a todas las preguntas, sino una guía de las preguntas que hay que hacer y cómo responderlas».
«He dicho muchas veces que si este virus llega a un sistema de salud débil creará el caos», dijo Tedros, y agregó que «de momento no lo parece, pero puede ocurrir», informó las Naciones Unidas en su sitio web.
El director general de la OMS aseguró que no cree que «sea tarde» para frenar la epidemia del coronavirus, y señaló que «el mundo debe responder al unísono para contribuir a fortalecer a los países con sistemas sanitarios más débiles».
El nombre Covid-19 nace de un acrónimo en inglés a partir de la expresión «corona virus disease» (enfermedad de coronavirus), y será un estándar para eventuales brotes de coronavirus en el futuro, indicó Tedros.
Con un nombre oficial «se evitará usar otros que pueden ser inexactos o estigmaticen», dijo el máximo responsable de la OMS.
La denominación es significativamente diferente a anteriores coronavirus que también causaron alarmas sanitarias internacionales en años pasados, como el SARS (síndrome respiratorio agudo y grave) o el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio), este último con alusión al origen geográfico de la enfermedad.
En la sede de la OMS en Ginebra comenzó ayer un encuentro de 300 expertos en virología, epidemiología y otras ramas científicas de todo el mundo para estudiar vías de investigación del hasta ahora conocido como coronavirus de Wuhan y posibles tratamientos y vacunas.
La reunión, a puertas cerradas en la que algunos expertos (entre ellos muchos médicos chinos) participan a distancia mediante teleconferencia, busca avanzar en el conocimiento del origen de la nueva enfermedad, sus vías de transmisión, su gravedad y las medidas a tomarse contra ella, informó la OMS.

Evacuados.
Por otra parte, unos 200 estadounidenses evacuados de la ciudad china Wuhan abandonaron ayer una base militar en el sur de California donde se encontraban en una cuarentena de 14 días que concluyeron sin que nadie fuera diagnosticado con coronavirus.
Las 195 personas, entre las que se encuentran varios niños, fueron parte del primer grupo de evacuados del epicentro del brote de coronavirus a territorio estadounidense, consignó la agencia española EFE.
La base militar March Air Reserve Base en Riverside, ubicada a unos 110 kilómetros del centro de Los Ángeles, albergó a los evacuados desde el pasado 29 de enero, donde se los mantuvo en estricta vigilancia médica.
En el período de cuarentena, dos niños presentaron fiebre y fueron llevados al Centro Médico de la Universidad Riverside, donde se les colocó en aislamiento para su observación. Los dos menores regresaron posteriormente junto a sus padres a la base militar después de que los exámenes de laboratorio descartaran el contagio del virus.
Los evacuados fueron llevados en ómnibus a los aeropuertos de Ontario y Los Ángeles desde donde viajaran a sus hogares en los estados de Florida, Texas y Nueva York, entre otros destinos. (Télam)