El Dorados perdió la final y Maradona terminó a las trompadas

Atlético San Luis se consagró campeón del torneo Apertura-2018 de la Liga de Ascenso (segunda división) del fútbol mexicano, tras vencer en suplementario 4-2 a los Dorados de Sinaloa del técnico argentino Diego Maradona, que terminó a las trompadas a la salida del estadio.

El partido se jugó en el estadio Alfonso Lastras de la ciudad de San Luis Potosí (centro de México), donde el argentino Jorge Córdoba, al minuto 33, y Edson Rivera, al 57, tuvieron en ventaja dos veces a los Dorados de Sinaloa.

El argentino Nicolás Ibáñez al 45+2, Diego Barbosa en propia puerta al 66, el español Ian González al 77, y el argentino Leandro Torres al 104, marcaron para dar forma a la victoria del Atlético San Luis que ganó la serie con marcador global de 4-3.

Ya con el título del Apertura-2018, el Atlético San Luis esperará al campeón del Clausura-2019 para disputar una serie por el ascenso a la primera división.

Diego los hizo soñar.
Antes del juego, en los puestos de artículos deportivos instalados en las inmediaciones del estadio, los comerciantes ofrecieron bufandas y camisetas con el rostro de Maradona, playeras de la selección Argentina y Boca Juniors con el número 10 en la espalda.

“Los precios van de los 130 a los 200 pesos (de 6,50 a 10 dólares)”, comentó Marco Antonio Flores, un vendedor.

Los aficionados de Sinaloa que viajaron más de 12 horas llegaron con gran confianza en el entrenador argentino.

“¡Diego! ¡Diego! ¡Diego!”, coreaban.

“Tenemos confianza en Maradona. El equipo estaba caído pero desde que llegó él lo levantó enormemente”, dijo eufórico para la AFP Daniel Santiago, de 28 años, antes de entrar al estadio con un grupo de amigos que llegaron desde Culiacán.

“¡Vamos a ser campeones con Maradona! ¡Maradona nos va a llevar a primera división!”, gritó Rogelio Medina, de 30 años.

Inmerso en la tribuna.
Los primeros 15 minutos fueron de dominio del Atlético San Luis sobre los Dorados.

Maradona, por estar suspendido, observaba tranquilo sentado en un palco mientras su auxiliar Luis Islas gritaba las indicaciones desde la banca.

Al 18, Dorados sorprendió con un balonazo al frente para Vinicio Angulo. El ecuatoriano sacó al portero Carlos Rodríguez y tiró al arco, el balón iba a gol, pero el defensa Unai Bilbao se barrió casi sobre la línea de meta para despejarlo.

La escuadra sinaloense volvió a desaparecer por 15 minutos, pero al 33 Angulo recibió otra pelota larga y volvió a causar peligro.

El arquero tapó el primer remate del ecuatoriano que recuperó el balón y lo cedió para Jorge Córdoba. El argentino firmó el 1-0 con el arco desprotegido.

Maradona no gritó ni bailó como cuando festeja los goles en la banca. Celebró discretamente con la gente que lo rodeaba y luego sacó el walkie-talkie para ordenar ajustes en el campo.

El portero argentino Gaspar Servio evitó el empate del San Luis al atajar un peligroso disparo frontal de Fernando Madrigal.

En la respuesta, el guardameta del Atlético se lanzó sobre su costado izquierdo para desviar un tiro de Córdoba que amenazaba con convertirse en el segundo gol.

El primer tiempo estaba por culminar cuando cayó el 1-1 sanluisino con un remate a bocajarro de Nicolás Ibáñez al 45+2.

En la segunda mitad, los Dorados recuperaron la ventaja al 57. Jesús Escoboza mandó un tiro cruzado a la base del poste, Edson Rivera cazó el rebote y empujó el 2-1.

En esta ocasión, Maradona mostró más euforia al festejar en la tribuna.

Luego vino la reacción del Atlético. El 2-2 fue cortesía de Barbosa en propia puerta al barrerse en su intento de despejar la pelota al 66.

Ian González logró el 3-2 para la escuadra sanluisina con un remate de cabeza dentro del área chica. El español decretó el empate global 3-3 y forzó la prórroga.

El Atlético San Luis logró el gol del título con un pase al frente para Leandro Torres. El argentino selló el 4-2 con un toque cruzado ante Servio.

Maradona quedó en silencio en su asiento y el Atlético San Luis consumó su coronación.

“Yo creo que se confiaron, ese fue su pecado”, lamentó Ricardo García, seguidor de los Dorados, al salir del estadio.

“Esperamos tener más suerte el próximo torneo”.

En contraste, los aficionados del Atlético San Luis celebraron la heroica coronación. “Fue un partido difícil. La verdad, creí que íbamos a perder. Por fortuna cayeron los goles. Fue de película”, festejó Eduardo Alemán. (NA).

FOTO: LA NACION.