Inicio El Mundo El gobierno huye luego de aplicar las recetas que le exigió el...

El gobierno huye luego de aplicar las recetas que le exigió el FMI

PROTESTA EN ECUADOR

Un grupo de manifestantes indígenas en protesta contra las medidas de ajuste en Ecuador irrumpió el martes en el hall de la Asamblea Nacional (Parlamento), en Quito, pese al fuerte operativo de seguridad montado en los alrededores de la sede legislativa.
La agencia EFE informó que los manifestantes ingresaron luego de derribar vallas de seguridad, al grito de «fuera Moreno», en alusión al presidente de Ecuador que la semana pasada resolvió eliminar los subsidios a los combustibles en acuerdo con el FMI.
Miles de indígenas procedentes de distintas ciudades acampan en Quito para participar de las protestas, pese al estado de excepción declarado la semana por el presidente Lenín Moreno, quien a causa de los disturbios mudó la sede del gobierno a la ciudad de Guayaquil, a unos 400 kilómetros al sur de la capital del país.
Una vez en el hall del parlamento, los activistas ondearon banderas tricolores. Los primeros informes no incluyen reportes daños dentro del edificio. Fuera de la sede se escucharon algunas detonaciones, probablemente por disparos de granadas de gas lacrimógeno por parte de la policía.

Traslado.
La ola de protestas forzó a Moreno a decidir la mudanza de la sede gubernamental desde Quito hacia Guayaquil, donde quiso mostrase al mando durante una reunión con autoridades de los tres poderes del Estado.
La gravedad de la situación llevó a las Naciones Unidas y la Iglesia ecuatoriana a llamar a un diálogo entre el gobierno y los movimientos sociales en protesta, mientras el secretario general de la OEA, Luis Almagro, emitió una declaración en la que adelantó su rechazo a toda acción que apunte a terminar o acortar el mandato de Moreno, que se extiende hasta mediados de 2021.
El ex presidente Rafael Correa, en una aparición a través de Twitter, se mostró a favor de adelantar las elecciones generales para evitar una profundización de la crisis, luego de que el gobierno denunciara que la reacción fue orquestada por sus seguidores.
«Es el correísmo organizado», había denunciado el gobierno.
El disparador del caos fue la decisión de Moreno, la semana pasada, de eliminar los subisidios a los combustibles, lo cual derivó en aumentos de precios de los tipos de nafta de mayor consumo en el país y en una escalada de protestas que incluyó bloqueos de calles y autopistas, disturbios y represión policial.
Dos personas murieron por razones asociadas al estallido y más de 500 fueron detenidas, de acuerdo con informes oficiales.
A 400 kilómetros de la conmoción en la capital, Moreno celebró en Guayaquil una reunión con varios funcionarios, algunos de los cuales se mostraron a favor de abrir un canal de diálogo con las organizaciones en rebeldía, pero advirtieron que no habrá marcha atrás en las medidas.

Rafael Correa.
El ex presidente Rafael Correa pidió el martes el adelanto de elecciones en Ecuador y negó las acusaciones del gobierno que lo involucran en un intento golpista. En un video publicado en redes sociales, el ex mandatario (2007-2017) respondió a los señalamientos en el marco de la mayor agitación social que vive el país en más de una década y que tiene en jaque al gobierno de su exaliado Lenín Moreno.
«Aquí no hay golpismo. Los conflictos en democracia se resuelven en las urnas y es precisamente lo que pedimos: (…) adelantar elecciones en caso de grave conmoción social, como la que estamos viviendo», dijo.
Correa vive en Bélgica y enfrenta una orden de captura en Ecuador por un presunto delito que le endilga la fiscalía desde antes de que estallaran las protestas la semana pasada por el fin de los subsidios y el consecuente aumento de las tarifas de combustible hasta en un 123%.
El lunes, el líder de un sector del oficialismo fue acusado por Moreno de alentar su derrocamiento en alianza con el gobierno de Nicolás Maduro.
«Nunca hubo necesidad de un paquetazo. No ha caído el precio del petróleo. No ha ocurrido ningún desastre natural, nada. Es pura corrupción e ineptitud», agregó Correa.

Reclamo.
María Blanca Chancoso Sánchez, cofundadora de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y una de los miles de manifestantes que en las últimas horas llegaron a Quito, advirtió ayer que no volverán a sus casas ni abandonarán las protestas «hasta que no retiren el paquetazo económico».
«Las experiencias que vivimos antes nos enseñaron que podemos forzar la caída de gobiernos, pero si las medidas siguen, no sirve de nada; nosotros solo vamos a retroceder si se eliminan las medidas; pedimos el retiro del paquetazo económico, no la renuncia de (el presidente Lenin) Moreno», explicó Chancoso a Télam vía telefónica.
Sin embargo, muchos manifestantes seguían reclamando la renuncia del presidente en las calles de Quito e inclusive irrumpieron esta tarde en el hall de la Asamblea Nacional (parlamento).
La presidenta de una de las organizaciones miembros de la Conaie, la Confederación Kichwa del Ecuador (Ecuarunari), marchó con miles de miembros de las comunidades indígenas -que representan cerca de 7% de la población nacional y son uno de los sectores civiles mejor organizados del país- desde el norte del territorio y hoy se preparaba para decidir en asamblea «con 30.000 indígenas» cuál será el próximo paso. (Télam / AFP)