El joven que murió tras comer fideos: la bacteria que puede crecer en un plato de pastas

Tras más de 8 años de investigación un caso nuevamente está en el foco. Una revista científica hizo un análisis de lo que sucedió en 2011. Se trata de un joven belga que murió tras comer un plato de fideos recalentada. 

Pero el responsable de su fallecimiento no fueron los spaghetti, sino una costumbre que él tenía y que puede ser muy peligrosa: preparaba la comida, la guardaba en recipientes y en los días posteriores los iba calentando con alguna salsa. El problema fue que no la refrigeraba. 

Según lo publicado en el Journal of Clinical Microbiology, la pasta la había preparado cinco días antes. Al cabo de media hora, habría comenzado a sentir dolores abdominales, náuseas y dolor de cabeza, vómitos y diarreas, pero no fue a ningún centro médico. Bebió agua e intentó dormir. Al día siguiente, sus padres lo encontraron ya muerto. La autopsia reveló que había fallecido unas 10 horas después de la ingesta de la pasta por necrosis hepática y signos de pancreatitis aguda.

En la autopsia también encontraron, en los frotis fecales, unas bacterias causantes de todo: las Bacillus cereus, responsables del conocido popularmente como “síndrome del arroz frito”, una intoxicación alimentaria que puede suceder tras comer arroz frito si no se conservó refrigerado.

Según La Vanguardia, la pasta puede ser el sustrato en el que proliferen una serie de bacterias dañinas. Aunque el problema en este caso no es la pasta ni el arroz frito, ya que la pasta recién hervida es estéril porque está hervida. El problema es que mantenida a temperatura ambiente puede ser objeto de una contaminación, que en este caso se tuvo que producir en los primeros días después de dejar la pasta sin refrigerar, de forma que hubo un tiempo de incubado, de proliferación. Hay bacterias pueden generar toxinas. Si es así el hecho de calentar la comida no es una solución para eliminarlas”, explicó el biólogo y nutricionista español Juan Revenga.

Evidentemente, no cualquier persona que ingiera una pasta o arroz previamente cocinados va a morir, pero hay precauciones que se deben tener en cuenta para evitar las intoxicaciones alimentarias.

– Uno básico y fundamental es conservar los alimentos en la heladera. La pasta y el arroz, guardados como máximo tres días, no deberían ser peligrosos.

– Refrigerar cuanto antes, tanto la comida cruda (especialmente la de origen animal) como la cocida que sobró.

– Lavar manos, utensilios, superficies y determinados alimentos como frutas y verduras.

– Cocinar los alimentos a temperatura y tiempo suficientes como para eliminar la posible presencia de microorganismos patógenos. Por ejemplo, cuajar los huevos, cocinar bien el pollo, etc.

– Evitar la contaminación cruzada, es decir, evitar que la comida que ya está lista para consumir entre en contacto con la comida sucia/cruda ya que la contaminación de esta última llegaría a la primera.

– Respetar las fechas de vencimiento de los alimentos.

Según publicó la ABC de España, la intoxicación por Bacillus cereus es muy común. En 2003 una familia sufrió una grave intoxicación después de comer una ensalada de fideo que estuvo guardada durante ocho días. Cinco niños fueron hospitalizados, pero una pequeña de 7 años murió por una falla en el hígado.