Inicio El Mundo El MAS duplicó votos del segundo

El MAS duplicó votos del segundo

ESCRUTINIO FINAL CONFIRMO CONTUNDENTE RESULTADO EN BOLIVIA

Después de cinco días de lento escrutinio, el Tribunal Superior Electoral (TSE) de Bolivia concluyó el conteo oficial y confirmó la amplia victoria del Movimiento al Socialismo (MAS) del ex mandatario Evo Morales y su candidato presidencial, Luis Arce, con un 55,1% de los votos y una diferencia superior a 26 puntos sobre el segundo.
Mientras el país espera la proclamación oficial del TSE ayer por la tarde (19 de Argentina), se conoció el resultado final, reclamado por el único candidato que no había reconocido la derrota, el fanático derechista de Santa Cruz y principal promotor de las protestas que terminaron con el golpe de Estado contra Morales: Luis Fernando Camacho.
Con el 100% de las actas escrutadas, la fórmula de Arce y el excanciller de Morales, David Choquehuanca, se impuso con más del 55% de los votos sobre Carlos Mesa (28,8%) y Camacho (14%). Aún sumando sus votos, Mesa y Camacho hubiesen perdido en primera vuelta. Mucho más abajo se ubicaron los candidatos del Frente para la Victoria, Chi Hyun Chung (1,55%) y de Pan-Bol, Feliciano Mamami (0,52%).
«Es la victoria de un país que quiere estabilidad económica y paz. ¡Volvimos millones gracias al pueblo!» celebró vía Twitter desde Buenos Aires, el ex mandatario Morales, quien ya prometió que volverá a su país. «El triunfo rotundo en las elecciones generales es la mayor prueba de que no hubo fraude. Quienes lo denunciaron tienen la obligación ética de retirar esas denuncias. Y deben poner en libertad a todas las personas injustamente encarceladas por este motivo», pidió Morales.

Victoria más amplia.
Esta victoria fue todavía más contundente que en los comicios del año pasado, anulados por una rebelión civil, policial y militar en medio de denuncias de fraude respaldadas por la Organización de Estados Americanos (OEA). Esa vez, Evo Morales obtuvo poco más del 47% de los votos, contra el 36,51% de Mesa. Ese resultado, aunque con una ventaja importante, alcanzaba muy ajustadamente una de las opciones legales para ganar en primera vuelta: 50% de los votos ó 40% más una diferencia de 10 puntos porcentuales con el segundo.
La victoria de Arce fue reconocida rápidamente por Mesa, el gobierno de facto encabezado por Jeanine Áñez y gran parte de la comunidad internacional, mientras Camacho prefirió aguardar al conteo definitivo.
La Unión Europea (UE), que envió una misión de observadores a Bolivia, felicitó a Arce, tras conocerse el escrutinio final y declaró que «continúa al lado de Bolivia y espera poder trabajar con las nuevas autoridades por la consolidación de la prosperidad y estabilidad en el país, con espíritu de reconciliación, unidad e inclusión», según el comunicado difundido por el Alto Comisionado para las Relaciones Exteriores, el español José Borrell.
También la OEA, cuestionada por su rol en los comicios anulados del 2019, calificó de «claro y contundente» el triunfo del MAS.
Como se preveía, Mesa concentró su voto en Santa Cruz, la región más grande y poblada de Bolivia, y el motor económico del país, pero la diferencia fue más estrecha de lo calculado: sacó 45,05% contra 36,09% de Arce. El candidato del MAS también ganó en el voto en el exterior, con una abrumadora mayoría en Argentina, uno de los países con mayor diáspora boliviana.
El domingo acudieron a las urnas un total de 6.483.893 bolivianos, lo que representa un 88,4% del padrón electoral, informó el TSE en su página oficial. Los votos válidos fueron el 95%, en blanco votó el 1,4% y los nulos totalizaron 3,5%. (Télam)