El Nobel de Economía fue para dos teóricos que demostraron las consecuencias del cambio climático

El 50º premio Nobel de Economía fue atribuido este lunes a los estadounidenses William Nordhaus y Paul Romer, por integrar el cambio climático y la innovación tecnológica al crecimiento económico, aliando así clima, innovación y economía.

Los dos premiados “han desarrollado métodos que abordan algunos de los desafíos más fundamentales y apremiantes de nuestro tiempo: combinar el crecimiento sostenible a largo plazo de la economía global con el bienestar de la población del planeta”, indicó la Academia Real de Ciencias.

El anuncio de este Nobel coincide con un informe de expertos de la ONU sobre el cambio climático (IPCC), que abogan por emprender transformaciones “rápidas” y “sin precedentes” en sectores como la energía, la industria o las infraestructuras para limitar el calentamiento global.

Los dos economistas norteamericanos compartirán el premio de 9 millones de coronas (unos 860.000 euros, poco más de 987.000 dólares). Los galardonados reciben además una medalla de oro y un diploma.

Paul Romer, de 62 años, execonomista jefe del Banco Mundial (BM), y profesor en la Stern School of Business de la universidad de Nueva York, ha sentado las bases del “crecimiento endógeno” desde 1986.

Con ello, demuestra cómo la innovación y el progreso técnico influyen de forma importante en el crecimiento económico.

“Muchos creen que la protección del medio ambiente es tan costosa y difícil de llevar a cabo que prefieren ignorar el problema, o incluso negar su existencia”, declaró Romer a la Academia.

“Podemos realmente realizar sustanciales progresos para proteger el medio ambiente sin por ello renunciar a garantizar un crecimiento duradero”, asegura Romer.

Romer dimitió con estrépito a principios de año a su cargo de economista jefe del Banco Mundial, por un desacuerdo con el presidente de la institución.

Clima y economía.
Su compatriota William Nordhaus, de 77 años, profesor en la universidad de Yale, se ha especializado en la investigación de las consecuencias económicas del calentamiento global.

Nordhaus fue el primero en los años 1990 en establecer el modelo sobre el vínculo entre actividad económica y clima, introduciendo teorías y experiencias procedentes de la física, la química y la economía, según el jurado.

El galardonado ha “integrado el cambio climático en el análisis macroeconómico a largo plazo”, explica el jurado del Nobel.

Estas investigaciones sirven actualmente para predecir o cuantificar las consecuencias de las políticas climáticas, por ejemplo la tasa carbono.

Nordhaus milita en particular por una tasa carbono uniforme, e impuesta a todos los países para reducir las emisiones de gas con efecto invernadero en la atmósfera.

Los dos economistas premiados ya figuraban desde hace años en la lista de posibles ganadores del Nobel.

Tal era el caso en especial de Nordhaus, un profesor universitario famoso por sus investigaciones sobre las consecuencias económicas del calentamiento global, que presenta las características típicas de los galardonados con el Nobel de Economía: es hombre y estadounidense, como el 70% de los premiados.

A sus 77 años, tiene sin embargo 10 años más que la media de los galardonados. (NA).