Entre la izquierda y la derecha

COLOMBIA ELIGE PRESIDENTE

Más de 36 millones de colombianos podrán mañana elegir en las urnas al próximo presidente del país en un ballotage marcado por una polarización extrema entre el delfín del ex mandatario Álvaro Uribe, Iván Duque, y el embanderado de la izquierda, Gustavo Petro.
Según un promedio de los últimos sondeos publicados, Duque, un joven senador y ex economista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sin experiencia de gestión pública, ganaría la segunda vuelta con un 51% de los votos.
Petro, un guerrillero que se desmovilizó en un acuerdo de paz en 1989 y que fue alcalde de Bogotá y senador nacional, quedaría lejos, con un 37% de los votos.
La gran sorpresa de la jornada la podría dar el voto en blanco, que en Colombia es considerado un voto válido porque uno tiene que tildar esa opción de manera explícita en la boleta.
Ayer el candidato que quedó tercero en la primera vuelta con un 23% de los votos y tuvo la posibilidad de convertirse en el gran árbitro del ballotage ratificó que no apoyará a ninguno de las opciones electorales en las urnas y que votará en blanco.
Ante la posibilidad de que los votantes de Fajardo sigan su ejemplo, Duque y Petro hicieron campaña día y noche en las últimas semanas pasadas para conseguir convencerlos y achicar el número de votos en blancos mañana domingo.

En paz.
Los comicios se realizan en medio de otro proceso de paz. A principio de esta semana, la guerrilla Ejército de Liberación Nacional anunció un nuevo cese de fuego de cinco días para garantizar la normalidad de las elecciones. El cese comenzó el viernes y terminará el próximo martes, cuando ya se conozca formalmente el nombre del próximo presidente y del hombre que definirá el futuro de las actuales negociaciones de paz.

Propuestas.
Mientras Duque mantuvo más o menos igual sus propuestas después de la primera vuelta, Petro moderó algunas de sus promesas -dio marcha atrás con la convocatoria de una Asamblea Constituyente y terminó su posición ambigua y calificó como “una dictadura” al gobierno venezolano- para sumar nuevos apoyos.
Pese a estos cambios, Petro tendrá que superar tres obstáculos: la importante ventaja ganada por Duque en primera vuelta, la histórica abstención alta de Colombia y la posibilidad de que mañana crezca el voto en blanco. (Télam)