Inicio El Mundo "Es un hombre peligroso"

«Es un hombre peligroso»

RACKETE ASEGURO QUE SALVINI EXPRESA IDEAS QUE VIOLAN LOS DD. HH.

La capitana del barco de rescate de migrantes de la ONG Sea Watch 3, Carola Rackete, calificó al ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, de «racista peligroso» en un nuevo episodio de fricción entre ambos después de que la joven alemana irrumpiera hace una semana en el sureño puerto de Lampedusa con 42 inmigrantes a bordo, contra las órdenes del líder ultraderechista. Salvini ordenó la detención inmediata de Rackete, a la que tachó de «cheta comunista», y expresó su deseo de que fuera acusada de agredir a las fuerzas de seguridad, por haber colisionado contra un barco patrullero de la Guardia di Finanza durante su amarraje.
«Me preocupa el tono que usa Salvini en el sentido de que expresa ideas que violan los Derechos Humanos. Es un hombre peligroso, como lo son todos los que pertenecen a esta derecha radical y nativista, desde el Partido por la Independencia del Reino Unido hasta Alternativa para Alemania», manifestó Rackete en una entrevista. En la misma, Rackete, de 31 años, se negó a invitar a Salvini a bordo del barco porque «aquí se sigue una regla muy estricta: nada de racistas a bordo», declaró la capitana, que sigue bajo investigación por supuesta violación de las leyes migratorias italianas.

Desobediencia.
A la pregunta de si volvería hacer lo mismo, Rackete ha contestado con un «sí» rotundo. «Espero que si vuelve a ocurrir una situación así, las autoridades italianas reaccionen mucho antes». Sin embargo, como hizo en repetidas ocasiones el día de su incursión, Rackete volvió a reconocer un «error de juicio» al chocar contra la patrullera de la Guardia di Finanza. Sobre la supuesta violación de la mencionada ley, Rackete opinó que «a veces hay que cometer actos de desobediencia civil para defender los Derechos Humanos y plantear delante de un juez la ilegalidad de determinada norma».
Rackete y su equipo legal confirmaron ayer los preparativos de una demanda contra Salvini por abuso verbal e incitación al odio. «Ya tenemos preparada la demanda contra el ministro Salvini. No es fácil recopilar todos los insultos que Salvini lanzó en las últimas semanas ni las formas de instigación al odio, lo que es aún más grave si lo hace un ministro del Interior», afirmó el abogado Alessandro Gamberini. «Es él quien mueve las aguas del odio. Una demanda por difamación es la manera de dar una señal. Cuando se les toca la cartera es cuando las personas entienden que no pueden insultar gratuitamente», agregó.

Apoyo.
Más de 30 mil personas participaron ayer en concentraciones y marchas en más de cien ciudades alemanas en apoyo a las organizaciones humanitarias que rescatan a migrantes en el Mediterráneo. Según la organización alemana Seebruecke (Puente Marítimo), convocante de las protestas, en Berlín participaron en las manifestaciones ocho mil personas.
En el acto de Oldemburgo estuvo presente el maquinista del barco de rescate Sea Watch 3, Soren Moje, quien reclamó a las ciudades alemanas que acojan a migrantes rescatados en el mar. «El Mediterráneo se ha convertido en la frontera más peligrosa del mundo», aseguró el marinero.

Dos barcos más.
Ayer, un barco con 41 migrantes rescatados llegó a la isla de Lampedusa, lo que puede abrir un nuevo conflicto entre las ONG que salvan vidas en el Mediterráneo y el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, que les niega el acceso a los puertos. El barco Alex, con bandera italiana, entró al puerto de Lampedusa, donde le esperaba una fuerte presencia policial, pero todas las personas permanecieron a bordo. Después de dos días bloqueados en el mar y «teniendo en cuenta las condiciones deplorables de higiene a bordo, el Alex declaró el estado de emergencia y navegó hacia Lampedusa, el único puerto seguro para desembarcar», declaró el colectivo italiano Mediterránea.
Además de Alex, otro barco con migrantes, el Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea-Eye, se mantenía ayer en las aguas internacionales de Lampedusa con 65 migrantes rescatados frente a las costas de Libia. (Télam/Prensa Latina)