Escudo antimisiles causó polémica

AUMENTA LA TENSION ENTRE RUSIA Y LA OTAN

Rusia y Bielorrusia manifestaron su descontento por el escudo antimisiles que la OTAN instaló en Rumania. “Nos veremos obligados a pensar en cómo neutralizar las amenazas a la seguridad de la Federación Rusa”, dijo Putin.
Rusia y Bielorrusia agregaron un nuevo elemento de tensión frente al escudo antimisiles que la OTAN, por iniciativa y apoyo financiero de Estados Unidos, instaló en Rumania, al informar ayer que decidirán medidas conjuntas en respuesta a la “amenaza” que supone para ambos esa jugada.
“Hemos acordado que vamos a elaborar juntos las medidas adecuadas de reacción”, dijo el canciller bielorruso, Vladimir Makei, en una conferencia de prensa tras reunirse en Moscú con su colega ruso, Serguei Lavrov.
Makei señaló que las cuestiones de la seguridad en Europa constituyen un tema “muy delicado” para Bielorrusia.
“Nuestros socios occidentales ahora están hablando del despliegue adicional de tropas en varios países vecinos. Esto nos causa preocupación”, aseguró para advertir luego sin medias tintas: “Se lo decimos claramente a nuestros socios europeos. Esto aumenta la tensión en la región”.
Por su parte, el canciller ruso manifestó que Moscú y Minsk comparten la preocupación por el fortalecimiento de la presencia de la OTAN en el Este de Europa.
“En cuestión de la seguridad europea, compartimos la preocupación acerca de que nuestros colegas de los países de la OTAN intentan alimentar la confrontación, avanzando la infraestructura militar hacia el este, cerca de nuestras fronteras”, señaló Lavrov.
“Ni Rusia, ni Bielorrusia son partidarios de una línea de confrontación. Abogamos para que en Europa se debatan y se apliquen los principios de igualdad y de seguridad para todos”, agregó.

Putin.
La semana pasada, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que su país se verá obligado a estudiar cómo neutralizar las amenazas a su seguridad que supone el escudo antimisiles.
“Después del emplazamiento de estos elementos del sistema de defensa antimisiles, nos veremos obligados a pensar en cómo neutralizar las amenazas a la seguridad de la Federación Rusa”, dijo el jefe del Kremlin.
Putin indicó que la ampliación del escudo de misiles estadounidense al Mediterráneo, Rumania y Polonia es un intento de “desatar una nueva carrera armamentista”.
Y lamentó que Estados Unidos siga adelante con sus planes de desplegar su escudo antimisiles en Europa sin tomar en consideración las preocupaciones de Moscú.

Sistema defensivo.
Estados Unidos sostiene que se trata de un “sistema defensivo”, algo que rechazó de plano Putin asegurando que son “parte del arsenal nuclear estadounidense”, por lo que advirtió que realizará cambios en sus planes armamentísticos y militares “para dar una respuesta adecuada a las amenazas”.
Esa advertencia de Putin fue realizada, además, el mismo día en que Estados Unidos comenzó la tercera fase de la parte polaca del escudo antimisiles de la OTAN, en Redzikowo, apenas a 250 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado.
El gobierno de Varsovia aplaudió la decisión de la OTAN y de Estados Unidos y restó importancia a las protestas de Rusia.
El presidente de Polonia, Andrzej Duda, insistió en que el escudo está dirigido contra amenazas que lleguen desde fuera de Europa y no directamente desde Rusia y destacó que la base de Redzikowo “va a ser una infraestructura permanente”.
El sistema de defensa balística de la OTAN ya cuenta con la base de Rumania inaugurada el pasado jueves y dispone además de cuatro destructores estadounidenses dotados con el sistema antimisiles Aegis en la base de Rota, en el sur de España.
A las bases y los navíos se suma Turquía, otro país aliado de la OTAN, que alberga una estación de radar de alerta temprana del escudo, cuyo mando está situado en la base aérea de Ramstein, en Alemania.
El antiguo aeródromo militar de Redzikowo acogerá un contingente de 300 efectivos estadounidenses y 250 polacos, lo que el ministro de Relaciones Exteriores polaco, Witold Waszczykowski, calificó como un “notable” refuerzo de la seguridad de su país. (Télam)