España aumenta la presión por Gibraltar

BREXIT: RECTA FINAL PARA EL ACUERDO

España recrudeció ayer su presión en la recta final de la negociación del Brexit al cuestionar la celebración de la cumbre europea del domingo para aprobar el acuerdo de divorcio con Reino Unido, si no obtiene “garantías” sobre su papel decisorio en la futura relación con Gibraltar.
“Las garantías aún no son suficientes y por tanto España mantiene el veto al Brexit”, dijo desde La Habana el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien subrayó que “si no hay acuerdo” sobre Gibraltar, “lo que va a ocurrir es que el Consejo Europeo muy probablemente no se celebre”.
Aunque según los expertos jurídicos, el rechazo de España el domingo no impediría que el acuerdo de divorcio con Reino Unido pasara al proceso de ratificación, políticamente es muy delicado porque los 27 socios de Reino Unido en la Unión Europea (UE) romperían su unidad en el primer divorcio con uno de sus miembros.
Pero una eventual anulación de la cumbre, a la que Sánchez no confirmó si asistiría en caso de no solucionarse su exigencia, acorta el tiempo para la ratificación del tratado de divorcio, algo especialmente delicado para el parlamento británico, y acerca de nuevo los nubarrones de una separación sin acuerdo.

Compromiso.
Este pequeño territorio británico desde 1713, cuya soberanía reclama tradicionalmente España, se ha convertido en el último escollo de la negociación, a pocos meses de que Reino Unido ponga fin a más de cuatro décadas de membresía el próximo 29 de marzo.
Madrid quiere blindar en los textos negociados entre Londres y Bruselas el principio, aceptado por sus socios en abril de 2017, de que, tras el Brexit “ningún acuerdo entre la UE y Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin el acuerdo” de España.
La publicación de la semana pasada del acuerdo de divorcio, negociado entre Londres y la Comisión Europea, hizo saltar las alarmas en Madrid porque, en su opinión, no garantizaba ese principio y, desde entonces, reclama una solución so pena de no apoyarlo en la cumbre prevista el domingo para tal fin.
Desde Bruselas, donde se llevan a cabo negociaciones a tres bandas entre la Comisión Europea, España y Reino Unido, el secretario de Estado español para la UE, Luis Marco Aguiriano, aseguró que una de las garantías sería un “compromiso” por escrito de Londres sobre el futuro papel de Madrid.
“El texto que han propuesto hacer los británicos compartiendo la interpretación de los 27 (…) hemos exigido que se publique por parte de las autoridades británicas antes del Consejo Europeo del domingo”, dijo Aguiriano.

Apoyo.
Por la mañana, una portavoz de la primera ministra, Theresa May, expresó una posición más cercana a la Madrid, pero que no implica modificar el acuerdo de divorcio. “Trabajaremos con el gobierno de Gibraltar y con España en nuestra futura relación”, aseguró.
Además del “compromiso por escrito” de Londres, que según Aguiriano tendría un cierto valor jurídico, la otra parte de la solución sería una declaración política de los 27 países de la UE durante la cumbre. (AFP)