Estados unidos y Corea del Sur prueban misiles

Estados Unidos y Corea del Sur dispararon ayer misiles que simularon un ataque de precisión contra la dirigencia norcoreana en respuesta al misil balístico intercontinental probado por Pyongyang como “regalo” para los “bastardos estadounidenses”. Washington advirtió que no tolerará que el país comunista se dote de un arsenal nuclear.
Corea del Norte disparó exitosamente por primera vez un misil balístico intercontinental (ICBM), según confirmó Estados Unidos, que advirtió de una escalada en la amenaza de Pyongyang.
Expertos estadounidenses estimaron que el proyectil podría alcanzar Alaska o incluso penetrar más adentro en el territorio norteamericano. Pero hay amplio escepticismo ante la aseveración de Corea del Norte de que el misil es capaz de “apuntar a cualquier parte del mundo”.
El líder de la dinastía norcoreana Kim Jong-Un declaró que el misil, Hwasong-14, fue un “regalo” a los “bastardos estadounidenses” por el Día de la Independencia norteamericana celebrado el 4 de julio.
Con ese armamento, Pyongyang podría cambiar radicalmente los cálculos de aquellos países que buscan frustrar sus ambiciones militares. El misil intercontinental es capaz de transportar “una cabeza nuclear grande y pesada”, indicó la agencia oficial norcoreana.
La Academia de las Ciencias de Defensa de Corea del Norte, que desarrolló el misil, dijo que alcanzó una altura de 2.802 kilómetros y voló 933 kilómetros.
Pero ese llamado fue ignorado por Estados Unidos y Corea del Sur, que el miércoles lanzaron misiles balísticos de manera simultánea “como un fuerte mensaje de advertencia”, durante un ejercicio que simulaba un ataque norcoreano, informó el alto mando militar surcoreano. (AFP)