Estados Unidos financia a la oposición en Venezuela

En un completo artículo sobre la violenta situación que atraviesa Venezuela y sobre cómo el gobierno de los Estados Unidos interviene en la política interna del país caribeño, el periódico inglés The Guardian denunció que Washington aporta millones de dólares cada año a la dirigencia opositora a Nicolás Maduro.
“El gobierno de EE.UU. interviene en Venezuela”, dice el periodista Mark Weisbrot en su nota y agrega: “Ellos no intentan esconder eso. Son 5 millones de dólares en 2014 del presupuesto federal para solventar actividades de la oposición. Y esto es casi la punta del iceberg, sumado a los cientos de millones de dólares que se aportaron en los últimos 15 años”.
En ese sentido, el artículo indica que la política de la Casa Blanca está dirigida “contra América Latina”, al tiempo que destaca que los gobiernos del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Venezuela) afirmaron que los actos de violencia que se vienen registrando están orientados en “desestabilizar al gobierno” con sede en Caracas.
El artículo fue difundido profusamente por las redes, principalmente en países como Gran Bretaña o Estados Unidos, donde las noticias que corren habitualmente sobre Venezuela indican un punto de vista claramente distorsionado e inclinado hacia los intereses petroleros de Washington.

Maduro.
Ante periodistas, en una rueda de prensa televisada, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció anoche la existencia de “una campaña para demonizar” su figura.
Según argumentó, es similar a la que enfrentó en su momento el fallecido Hugo Chávez, y para “aislar la Revolución Bolivariana”. “Hay un objetivo y es dividir a América latina y lo están logrando. El presidente (Sebastián) Piñera, (Juan Manuel) Santos, (Ricardo) Martinelli ya se sumaron. Respeten, respeten las diferencias”, afirmó Maduro.
Además, el mandatario reinvidicó anoche a los pueblos que “tienen olfato y saben dónde está la verdad y dónde la mentira” y atribuyó al fallecido Hugo Chávez el hecho de que “hayan crecido los movimientos revolucionarios en América latina”.
“Estos movimientos que surgieron y cambiaron la historia surgieron por combustión propia de cada país, pero todos se reflejaron en Chávez, que se convirtió en líder de la lucha. Y ahora nos toca a nosotros”, afirmó Maduro.
El presidente de Venezuela, denunció también a los medios internacionales que “llenaron de odio y desesperación” a parte de la población y extendió esa acusación al gobernador de Miranda, Henrique Capriles.
En conferencia de prensa, Maduro puso el ataque al consulado venezolano en Aruba como ejemplo de “lo que logran los medios, que alguien se vuelva loco”, y destacó que el pueblo de su país tiene “grandes defensas inmunológicas contra las campañas” y reclamó “un debate de ideas”.

CNN.
El gobierno de Venezuela oficializó de hecho la expulsión de la cadena CNN, luego de que el presidente llamara a la cadena estadounidense a “rectificar” su postura, a la que describió “propaganda de guerra”, como condición para seguir cubriendo los hechos en el país.
Mientras tanto, desde la CNN adujeron que Caracas “revocó o denegó” las credenciales de periodista a los reporteros que trabajan en ese país sudamericano.
“CNN tiene el objetivo de justificar una guerra civil para provocar la intervención del Ejército gringo contra nuestra patria. Alerta a todo el país. Alerta”, señaló Maduro.

Combustible.
El gobierno podría decidir la interrupción de la venta de combustible en zonas “bajo el asedio fascista” en busca de preservar la seguridad de la ciudadanía, adelantó ayer el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez.
“Nos veremos obligados a suspender el suministro de combustible en las zonas bajo el asedio fascista a fin de preservar la seguridad de todos”, advirtió Ramírez en su cuenta de la red social Twitter.
Además, pidió a los empleados petroleros que estén “alerta ante los planes del fascismo de atacar estaciones y transporte de gasolina”.

Cristina.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó ayer a “la paz y el respeto a la democracia” en la República Bolivariana de Venezuela, y afirmó que “no se puede poner en vilo a un país y a toda una región por perder una elección”.
“La paz y el respeto a la democracia debe ser en todas partes y para todos, son valores a defender como argentinos”, sostuvo Cristina.
La Presidenta dijo que “no se trata sólo de Venezuela”, sino que ha hecho esta defensa “cuando estuvo en peligro la democracia en Bolivia, y cuando lo estuvo en Ecuador”. “No hay nada más importante para todos que el respeto a la democracia, que es respetar la voluntad popular. Queremos que se respete la vida, respetando la democracia”, enfatizó.