Inicio El Mundo "Están buscando muertos"

«Están buscando muertos»

EVO MORALES DENUNCIO UN INTENTO DE GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA

El presidente de Bolivia, Evo Morales, convocó ayer a dirigentes de organizaciones aliadas a raíz de la situación generada por el ultimátum que le dio la oposición para que renuncie antes de hoy a la noche. «Voy a pedir una reunión de emergencia con nuestros dirigentes sindicales, nacionales, la COB (Central Obrera Boliviana), Conalcam (Coordinadora Nacional por el Cambio), otros sectores sociales, para planificar qué están pensando; yo dependo del pueblo, las fuerzas sociales», dijo el mandatario a la radio San Gabriel.
«El pueblo también dirá su palabra», agregó el mandatario, para quien «ahora ya no es elecciones ni fraude» el motivo de la protesta opositora sino «un tema de golpe» de estado. «Hago un llamado a la oposición para que no nos enfrentemos entre bolivianos», pidió. Asimismo, Morales aseguró que grupos de sindicatos están preparados para hacer vigilias en defensa de su gobierno. «Ya estamos preparados, sectores por día vamos a cuidar, hacer vigilias en la Casa Grande del Pueblo (sede del gobierno), por circunscripción, pacíficamente, para defender nuestro proceso de cambio», dijo.

Situación frágil.
Tres aspectos agravan la endeble situación social e institucional: en lo político, el cívico cruceño Luis Fernando Camacho, junto a otros sectores reaccionarios que han cobrado poder y visibilidad durante las dos semanas de convulsión, dio el sábado a la noche un ultimátum para que Morales renuncie a la presidencia; en lo estrictamente electoral, el mexicano Arturo Espinosa Sills, a cargo del equipo de especialistas de la OEA que comenzó a auditar el escrutinio de los comicios generales, renunció la noche del viernes; y en lo judicial, investigaciones policiales determinaron seis detenciones por los asesinatos de dos hombres ligados a la Juventud Cruceñista el 30 de octubre en enfrentamientos en la ciudad de Montero, otro dolor de cabeza para el gobierno porque las pesquisas indican la participación de allegados al MAS.
El movimiento cívico nacional, con eje en el Comité pro Santa Cruz al mando de Camacho, y el Comité Nacional por la Defensa de la Democracia (Conade) volvieron a extremar el sábado sus posiciones al poner un plazo de 48 horas para la renuncia de Morales. «Tomemos decisiones mucho más duras. El tirano tiene 48 horas para renunciar porque el día lunes a las 19 horas, y en cumplimiento al compromiso que hicimos en el Cabildo, aquí las mismas personas vamos a tomar determinaciones de que él se vaya», amenazó en un acto en el que intentó aleccionar al Alto Mando de las Fuerzas Armadas.
Camacho advirtió que «la llama se vuelve a encender» y que, si Evo Morales no renuncia, impondrán «medidas complementarias» al paro cívico hasta conseguir «no el derrocamiento, sino la liberación de la patria».

Informes.
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, apuntó ayer que las amenazas «significan constitucionalmente una ruptura del orden establecido, pero fundamentalmente es la develación de la estrategia golpista: no importaban las elecciones, se había anunciado que no eran creíbles, fraudulentas, antes de su realización». Y denunció que los dichos de Camacho coinciden con informes de inteligencia de que para el lunes «se prepara una acción violenta confrontacional hacia plaza Murillo -eje político del país en la ciudad de La Paz-, a cargo de grupos de choque organizados por los cívicos».
Otro hecho que empantana la salida de la conflictividad fue el sorpresivo anuncio que hizo el coordinador técnico de la Organización de Estados Americanos, Arturo Espinosa, sobre su retiro del equipo de expertos auditores.
Pese a que la auditoría cuenta con el aval expreso de la ONU y en los últimos días países como Alemania, Estados Unidos, Francia y Rusia -con especial énfasis de Vladimir Putin para que se evite cualquier tipo de injerencia sobre Bolivia- han reiterado su apoyo, la renuncia de Espinosa fue la comidilla de la oposición y sus medios acólitos, explotando las suspicacias del propio Carlos Mesa, candidato por Comunidad Ciudadana, acerca de la unilateralidad con que la OEA y el gobierno boliviano habrían convenido el recuento. (Págiona12.com)