Inicio El Mundo Europa, "peor que en marzo"

Europa, «peor que en marzo»

LANZAN ALERTA SOBRE "PREOCUPANTE SITUACION"

La Unión Europea pretende que sus estados miembro reaccionen frente al serio incremento de nuevos contagios de coronavirus en el continente, para evitar una situación similar a la que muchos países vivieron la pasada primavera, cuando el Covid-19 provocó el colapso de los sistemas de salud y originó una prolongada serie de restricciones. «Estamos en un momento decisivo: podría ser nuestra última oportunidad para evitar que se repita lo de la pasada primavera», declaró ayer la comisionada europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.
La advertencia coincide con un notable incremento de nuevos casos, hospitalizaciones y fallecimientos, especialmente en España, Francia, República Checa, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Malta, todos con una media acumulada en los últimos 14 días de más de 100 contagios nuevos por cada 100.000 habitantes. «Todos deben estar preparados para implementar medidas inmediatas y ante la primera señal de posibles nuevos brotes. Debemos evitar una repetición de lo que vimos la pasada primavera y confinamientos generalizados. Por eso estamos aquí, para lanzar señales de alarma», explicó Kyriakides.

«Peor que en marzo».
La comisionada aconsejó «incrementar la vacunación contra la gripe» para enfrentar la temporada de otoño e invierno y afirmó que «en algunos estados ahora la situación es peor que en marzo», como consecuencia de que «las medidas necesarias no fueron decretadas, aplicadas o respetadas correctamente». Kyriakides ofreció una rueda de prensa, acompañada por la directora del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (Ecdc), Andrea Ammon, quien se refirió al «preocupante aumento del número de casos en Europa».
«Hasta que no haya una vacuna segura y eficaz disponible, la identificación rápida, las pruebas y la cuarentena de los contactos de alto riesgo son medidas muy eficaces para reducir la transmisión», agregó. Ammon convocó a seguir respetando el distanciamiento físico, la higiene de manos y quedarse en casa ante cualquier síntoma porque «la pandemia está lejos de terminar y no debemos bajar la guardia».
Y reveló que «en algunos países» están pasando «de una transmisión local a una transmisión comunitaria generalizada».

Controlar a los jóvenes.
Los nuevos casos afectan más a «gente joven, de entre 15 y 49 años», grupo que registró el 44 por ciento de los «casos severos» durante la última semana. Según Ammon es imperativo «controlar la transmisión entre niños y jóvenes adultos; garantizar que las personas vulnerables estén protegidas, y resguardar a los profesionales de la salud».
También opinó que la «inmunidad de grupo», que se alcanza cuando un gran porcentaje de la población se vuelve resistente a un virus, está muy lejos porque la población con anticuerpos es un 15 por ciento o menos, salvo en «algunos sitios» muy golpeados por la primera oleada de coronavirus: «no es oportuno pensar que la mayoría no puede contagiarse. Al contrario», remarcó.
Ammon reconoció que «resulta muy difícil brindar un consejo general» sobre la efectividad de cerrar bares o restaurantes porque ello depende de «si es posible mantener la distancia social» en los lugares de ocio; y reclamó protocolos conjuntos en toda la región: «urjo a los miembros para que avancen, es extremadamente importante. Me preocupa lo que veo y lo que puede venir en las próximas semanas o meses», concluyó. (EFE – AFP)

Vuelven las restricciones
El incremento de infecciones provocó que Reino Unido, Francia, España e Italia volvieran a imponer restricciones, mientras que Portugal decidió postergar tres semanas más su plan de desescalada.
En Francia, en tanto, el presidente Emmanuel Macron impuso nuevas restricciones en los municipios de París y Marsella, incluyendo el cierre de restaurantes y bares. Los contagios volvieron a dispararse hace algunas semanas en este país donde ya murieron 31.511 personas. En las últimas 24 horas se registraron 16.096 nuevas infecciones (3.000 más que el miércoles) y la presión sobre los hospitales, desbordados durante la pasada primavera, está nuevamente en aumento.
Con el fin de frenar el aumento de los contagios, el gobierno italiano impuso el uso obligatorio de tapabocas en Nápoles y Génova, mientras que Reino Unido registró ayer 6.634 infecciones, la cifra más alta desde que el rebrote comenzó a golpear su economía. Para aliviar el impacto de las nuevas restricciones, el primer ministro Boris Johnson anunció que el gobierno solventará una parte de los salarios, durante seis meses.
Además, anunció un recorte de impuesto del 20% al 15% para el turismo y la hostelería hasta fines de marzo.