Eurozona pone fin a la crisis griega

"EL PUEBLO GRIEGO GANO UNA BATALLA, PERO NO LA GUERRA" ASEGURO EL PRIMER MINISTRO

Horas después de anunciarse en Luxemburgo el acuerdo que pone fin a la crisis griega, el propio primer ministro, Alexis Tsipras, saludó en Atenas un “acuerdo histórico”. “Grecia ha pasado página y su deuda es ahora viable”, afirmó por su lado el portavoz del Gobierno, Dimitris Tzanakopoulos. “Creo que el pueblo griego puede sonreír, puede respirar de nuevo”.
La prensa y los analistas moderaban no obstante el optimismo, al indicar que el respeto a las obligaciones presupuestarias previstas exigirá una disciplina de hierro. Además, el país seguirá sometido a una estrecha vigilancia por parte de sus acreedores. “Sería un error terrible cultivar la ilusión de que el final de los programas de ayuda significa un retorno a la normalidad” estimaba el diario de oposición Ta Nea. “Lo que viene es una vigilancia extrema que ningún otro país ha experimentado” tras salir de sus programas.

Deuda viable.
En una reunión del Eurogrupo en Luxemburgo los 19 ministros de Finanzas de la zona euro lograron ponerse de acuerdo sobre cómo aliviar la deuda griega (cerca del 180% del PIB), de cara a su regreso a los mercados a partir del 20 de agosto. Ello se produce después de varios años de profunda recesión y tres programas de ayuda.
El acuerdo incluye una última reestructuración de la deuda, para ayudar al país a recuperar su credibilidad en los mercados financieros. “La crisis griega termina aquí, esta noche”, se felicitó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. Es un “acuerdo muy positivo” reaccionó por su parte desde París el presidente francés, Emmanuel Macron.
El ministro heleno de Finanzas, Euclides Tsakalotos, había afirmado a su vez estar “feliz” por el acuerdo y por una deuda “que ahora es viable”, pero precisó que su gobierno, liderado por Tsipras, “nunca olvidará lo que el pueblo griego tuvo que pasar durante esos ocho años” de rescates y reformas.
Bajo presión de Alemania, algunas medidas de alivio de la deuda seguirán condicionadas a que prosigan las últimas reformas en curso, algunas de ellas a lo largo de varios meses.

Corbata.
Para saludar el acuerdo del Eurogrupo, Tsipras apareció ayer por primera vez con corbata, durante un discurso ante los diputados de su coalición en el palacio Zappeion de Atenas. El dirigente, de 43 años, había prometido al llegar al poder en 2015 que no llevaría corbata hasta que los memorandos impuestos a Grecia llegaran a su fin. No obstante, Tsripas se sacó la corbata color burdeos nada más terminar su discurso, señalando que “el pueblo griego ganó una batalla, pero no la guerra”.
En 2010, Grecia, que estuvo a punto de salir del euro cinco años después, no pudo seguir financiándose en los mercados internacionales y tuvo que recurrir a la financiación de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI), a cambio de un duro plan de austeridad.
La crisis financiera mundial de 2008 se transformó en una crisis de la deuda en el bloque europeo, que impactó especialmente en los países del sur de Europa, como Grecia, Chipre, España y Portugal, y cuyas consecuencias todavía se sienten. (AFP)