Inicio El Mundo "Evo sigue siendo el presidente"

«Evo sigue siendo el presidente»

ASI LO AFIRMO EL MISMO MORALES AL RECORDAR QUE SU RENUNCIA NO FUE TRATADA POR LA ASAMBLEA LEGISLATIVA

El ex presidente de Bolivia, Evo Morales, quien fue depuesto por un golpe de Estado el 10 de noviembre pasado, dijo ayer que aún continúa siendo el mandatario de su país, porque la Asamblea Legislativa nunca trató la renuncia que lo forzaron a presentar y, respecto de la orden de aprehensión que ayer se libró en su contra dijo que «todas las acciones del gobierno de facto de Bolivia son nulas». «Después de revisar legalmente la situación, debo decirles que Evo sigue siendo el presidente» dijo Morales, y recordó que aunque el 10 de noviembre presentó su renuncia «de acuerdo con el artículo 170 de nuestra constitución boliviana», ésta no fue aceptada ni rechazada aún por la Asamblea Legislativa, lo que constituye un trámite para que sea haga efectiva.
Morales habló en una rueda de prensa convocada en el Centro Cultural de la Cooperación, en la CABA, para informar sobre la orden de aprehensión dictada en su contra el miércoles por la Fiscalía Especializada en Anticorrupción y Legitimación de Ganancias Ilícitas, en el marco de una causa por los supuestos delitos de «sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo».
Su renuncia fue producto del golpe de Estado, recordó, e insistió en que «de acuerdo al artículo 161 numeral 3 la Asamblea tiene que admitir o negar la renuncia». «La autonombrada (dijo, aludiendo a la presidenta de facto, Jeanine Áñez) se reunió con su gente, sin convocatoria y sin quórum y se autoproclamó. Eso es totalmente inconstitucional. No cumple ni con las normas de la Asamblea ni con las de la Constitucional política del Estado», dijo. Por lo tanto «todos los actos del gobierno de facto son nulos», advirtió, incluida la orden de detención en su contra.
«Juristas y constitucionalistas expertos interpretan que sigo siendo presidente», concluyó el ex mandatario, ante los periodistas.

Orden de detención.
Luego, en relación a la orden de detención en su contra, recordó -en línea con declaraciones de las últimas semanas- que no teme estar preso. «Estuve muchas veces preso, mi trayectoria política esta llena de arrestos, Sólo me faltaba el asilo y el refugio, pero ahora ya los tengo», dijo entre sonrisas.
Explicó que armó equipo para enfrentar la orden de arresto, un equipo «a la cabeza del doctor Baltasar Garzón», integrado también por «muchos expertos que vienen de la lucha de los pueblos de Sudamérica, a los que se han plegado abogados bolivianos aunque tenían mucho miedo». «Vamos a demostrar jurídicamente que esa orden de aprensión no es constitucional ni legal».
La orden faculta al director departamental o «a cualquier funcionario público hábil o autoridad para que aprehenda y conduzca» a Morales ante las oficinas de la Fiscalía y en caso necesario podrá ser ejecutada con la «la ayuda de la fuerza pública». El expediente judicial está montado sobre audios filtrados, aseguró Morales, en los que según la fiscalía el ex mandatario coordinaba bloqueos desde México. (Télam)

No será extraditado
La Cancillería Argentina confirmó que Evo Morales no será extraditado de Argentina a Bolivia, en caso de que ese país hiciera ese pedido. Lo revelaron desde el entorno del ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá. «Al haber pedido él la condición de refugiado, entre otras cosas, no se lo puede detener ni se puede realizar la extradición. Está protegido al haberla pedido», confirmó en off una fuente de la Cancillería. El encargado de publicar la orden de detención fue el ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, quien presentó hace unos días una demanda penal contra Morales por promover los «violentos enfrentamientos» en base a un audio en el que supuestamente se escucha al exgobernante ordenar resistir y hacer un cerco a las ciudades. El miércoles, Morales denunció que el altercado que sufrió con su helicóptero fue un intento de atentado. «Ahora, tiempo después me informan que esto fue planificado. Fue un atentado», dijo Morales.