Ex guerrillero del M19 al ballottage en Colombia

LA IZQUIERDA COLOMBIANA LOGRO UN RESULTADO QUE ROMPE LA HEGEMONIA DERECHISTA

Los candidatos presidenciales por la derecha, Iván Duque, y por la izquierda, Gustavo Petro, irán a una segunda vuelta electoral el próximo 17 de junio tras no conseguir la cantidad de votos requeridos (la mitad más uno) para evitar el ballotagge.
BOGOTA
El conservador de derecha Iván Duque y el ex guerrillero de izquierda Gustavo Petro competirán el 17 de junio en segunda vuelta por la Presidencia de Colombia, tras haber resultado primero y segundo, respectivamente, en las elecciones generales, según los cómputos oficiales.
Con 99,78% de las mesas escrutadas, Duque reunía 39,14% de los votos, mientras que el exguerrillero Petro lo secundaba con un 25,10%, configurando de ese modo el escenario de ballotagge previsto por las encuestas.
Detrás de ellos se ubicó el centroizquierdista Sergio Fajardo, con 23,75 por ciento de los sufragios, quien puso un poco de suspenso al escrutinio, al aparecer segundo en los dos primeros boletines de la Registraduría y mantenerse hasta poco del final a una distancia ajustada de Petro.
En cambio, muy lejos de los tres primeros quedaron los exvicepresidentes Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle, con 7,27 y 2,06 por ciento, respectivamente, así como el pastor protestante Jorge Trujillo, con 0,39 por ciento, y el partido PRE, que promovió el voto en blanco, con 0,31 por ciento.

Primera elección.
En la primera elección sin conflicto con las FARC en medio siglo, Iván Duque se llevó el triunfo precisamente con promesa de modificar el pacto de paz con el que fuera el grupo rebelde más poderoso de América. Sin embargo, deber ahora vencer al exguerrillero Gustavo Petro, en una segunda vuelta que tendrá como protagonista por primera vez a un representante de la izquierda colombiana.
Duque, hijo político del expresidente Álvaro Uribe, defiende valores tradicionales y un recorte de impuestos, mientras que Petro, promete profundas reformas económicas, entre ellas gravar la tierra improductiva.
Al momento de emitir el voto, Duque manifestó su deseo por promover un “país de legalidad, de lucha frontal contra la corrupción, un país donde se respire seguridad en todo el territorio, quiero un país de emprendimiento”. Petro, en tanto, abogó por un “presente y futuro” sin odio ni venganza, que deje atrás “las maquinarias corruptas”.

Modelos diferentes.
El ballotagge entre Duque y Petro será la competencia entre dos visiones muy diferentes. Duque, acérrimo opositor a los pactos de paz con las organizaciones guerrilleras, postula obligar a que los excombatientes pasen por la justicia especial antes de ocupar cargos públicos, mientras Petro defiende los acuerdos y prometió mejorar la reintegración de los exguerrilleros a la sociedad. En cuanto al fenómeno de la emigración de venezolanos, Duque pone el acento en reforzar los controles migratorios, en tanto Petro privilegia la solidaridad con las personas provenientes del país vecino. (Télam-AFP)

La abstención: Un juego aparte.
La jornada electoral estuvo caracterizada por una concurrencia a las urnas sorpresivamente alta para los estándares colombianos, que alcanzó al 53,32% del padrón -de poco más de 36 millones de personas habilitadas para votar- contra el 40,65% que se registró en la primera vuelta de las presidenciales de 2014. De esta manera, Hasta hoy, solamente en 1958, 1970, 1974 y 1998 se había registrado una concurrencia superior a la mitad del padrón en las elecciones presidenciales del país colombiano.