Exigencias del FMI precipitan renuncia del premier jordano

¿EL FONDO BUENO?

El primer ministro de Jordania, Hani Al Mulki, renunció después de una huelga general y varios días de protestas en todo el país en contra de un proyecto de ley impulsado por su gobierno para aplicar una reforma tributaria recomendada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Al Mulki presentó su dimisión al rey Abdullah II, informó la web de noticias Hala Akhbar, cercana al Ejército. El monarca solicitó al actual ministro de Educación, Omar Al Razaz, que forme un nuevo ejecutivo, en medio de la fuerte crisis que azota al país.
Miles de personas llevan días protestando contra un proyecto de ley fiscal, que pretende mejorar la administración tributaria y aumentar el número de contribuyentes en un 6%, rebajando el umbral de ingresos exigido para pagar el impuesto sobre la renta, en el marco de las reformas dictadas por el FMI.
Para cumplir con las demandas del Fondo, Jordania debió introducir varias medidas de austeridad para aumentar los ingresos y reducir el déficit fiscal que contempla entre otras cosas la supresión de subsidios en productos básicos, como el pan.
El Fondo aprobó en 2016 una línea de crédito de 723 millones de dólares a tres años, en contrapartida el reino se comprometió a llevar a cabo reformas estructurales para reducir su deuda pública a 77% del PIB para 2021, contra 94% en 2015.

Presión.
Las protestas -que terminaron con la dimisión del primer ministro Al Mulki- se deben a una reforma que amplía el gravamen a los ingresos a categorías más modestas. El proyecto de ley, presentado siguiendo las recomendaciones del Fondo Monetario, prevé un aumento de al menos 6% del impuesto a los particulares y grava a las personas con ingresos anuales de 8.000 dinares (unos 300 mil pesos), mientras que los impuestos para las empresas pasarán de del 20% al 40%.

Delicada Situación.
El FMI presiona a Jordania para que implemente reformas y reduzca su déficit, recetas que no hicieron más que agravar las delicada situación que vive el país. Desde enero los productos de primera necesidad registraron continuas alzas en sus precios, que fueron acompañadas por el aumento en los impuestos. El valor del combustible aumentó en cinco ocasiones este año, y las facturas de electricidad tuvieron un alza del 55% desde febrero. Nuevos incrementos previstos para el jueves pasado fueron congeladas el viernes debido a las protestas. Según las cifras oficiales 18,5% de la población jordana está desempleada y 20% está en el límite del umbral de pobreza. (Télam-NA)