Inicio El Mundo FARC denunció otro asesinato

FARC denunció otro asesinato

DESDE LA FIRMA DEL ACUERDO DE PAZ, 173 EXGUERRILLEROS MURIERON

El partido colombiano FARC denunció ayer el asesinato del exguerrillero Benjamín Banguera, en momentos en que hechos de violencia se suceden en el país. «Denunciamos el asesinato del reincorporado (a la vida civil) Benjamín Banguera en Guapi, departamento del Cauca, fue asesinado con arma de fuego, de dos balazos. ¡Exigimos garantías!», escribieron en su cuenta en Twitter.
La ONU apuntó recientemente que el año pasado fue el más violento para los exguerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP). Así lo precisó el Informe trimestral (del 27 de septiembre al 26 de diciembre) del secretario general de las ONU, António Guterres al Consejo de Seguridad sobre la Misión de Verificación en Colombia.
En el material, el funcionario reiteró su llamado «para que se adopten medidas más efectivas para proteger la vida de los y las excombatientes, teniendo en cuenta especialmente que el 2019 ha sido el año más violento para los exmiembros de las FARC-EP».

Asesinatos.
Durante el período del Informe, la Misión verificó 20 homicidios de exmiembros de las FARC-EP, sumando 77 asesinatos en 2019; 65 en 2018 y 31 en 2017. El número total de asesinatos desde la firma en 2016 del Acuerdo de Paz llega a 173, además de 14 desapariciones y 29 intentos de homicidio.
Con respecto a los mencionados asesinatos, el Informe destacó el mecanismo interinstitucional coordinado por la Oficina del Consejero Presidencial para la Estabilización para monitorear la seguridad de los excombatientes y el progreso en varias de estas medidas. «Sigue habiendo desafíos con respecto al desmantelamiento de las estructuras detrás de estos asesinatos, ya que solo nueve de 67 sospechosos arrestados son autores intelectuales», acotó.

Medidas efectivas.
Guterres reiteró el llamado «para que se adopten medidas más efectivas para proteger la vida de los líderes sociales, los defensores de los DDHH y las personas involucradas en la implementación del Acuerdo de Paz, incluidas medidas específicas» para los líderes indígenas y afrocolombianos. Asimismo, instó al Gobierno a que vuelva a convocar a la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad para avanzar en la finalización e implementación de la política de desmantelamiento de organizaciones criminales y sus redes de apoyo.
Guterres opinó que estas inversiones deben combinarse con la extensión progresiva a estas áreas de una presencia sostenida e integrada del Estado; incluidas no solo las fuerzas de seguridad pública sino también las instituciones civiles que pueden brindar educación, salud, servicios básicos y desarrollo en general.
Al reconocer que el Acuerdo de Paz prevé una transformación de largo plazo para Colombia, el subrayó que los cimientos de dicha transformación deben ser construidos desde ahora a través de acciones concretas, de todas las partes involucradas para implementar lo pactado en su totalidad. «Con el Acuerdo como hoja de ruta, Colombia puede continuar construyendo la paz que sus ciudadanos tanto anhelan. Las Naciones Unidas siguen plenamente comprometidas con este objetivo, trabajando en asociación con las partes, la sociedad colombiana y la comunidad internacional», enfatizó. (Prensa Latina)