Inicio El Mundo Festejos y descontrol en España

Festejos y descontrol en España

FIN DEL ESTADO DE EMERGENCIA NACIONAL

Celebraciones callejeras improvisadas estallaron en la noche de ayer en España cuando el reloj marcó la medianoche, lo que significó el fin del estado de emergencia nacional de seis meses para contener la propagación del coronavirus y el levantamientos de toques de queda nocturnos en varias regiones del país.
Las primeras horas tras el fin del estado de excepción proclamado en octubre se vivieron en muchas ciudades como una gran Nochebuena, con botellas y brindis en las plazas principales y sin ningún respeto por las medidas de seguridad, a pesar que los datos sobre infecciones por coronavirus siguen siendo preocupantes.
En Madrid, la gente salió a la calle a festejar en la Puerta del Sol, y la policía informó ayer que se vio forzada a hacer 450 intervenciones, aunque no hubo detenidos. Mientras que en Palma de Mallorca, en las Islas Beleares, 16 personas fueron detenidas y cuatro policías resultaron heridos en refriegas que siguieron a una protesta no autorizada contra el toque de queda que aún rige en esa comunidad autónoma.

Irresponsabilidad.
En Barcelona, en la norteña región de Cataluña, miles de adolescentes y adultos jóvenes se adentraron en las plazas centrales y las playas para marcar la relajación de las restricciones. La Guardia Urbana, en coordinación con la policía regional, tuvo que desalojar a cerca de 6.500 personas de 31 espacios distintos de la ciudad catalana esta madrugada.
El director de la policía de Cataluña, Pere Ferrer, condenó las imágenes de anoche y lamentó la «irresponsabilidad» por parte de una minoría «insolidaria», informó el diario El Mundo.
«Fiestas en la calle por el fin de 15 meses de estado de alarma. Cientos de jóvenes han festejado en la madrugada el fin del toque de queda, muchos sin mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad», informó por su parte el diario catalán La Vanguardia.
«El silencio que ha acompañado a la ciudad catalana durante tantos meses llegaba a su fin a las doce de la noche, con bocinas de auto sonando sin parar, cantos y gritos de centenares de jóvenes, reunidos en varias plazas de la ciudad».
Si bien en Madrid y otras ciudades, como la sureña Sevilla, no hubo incidentes destacables, imágenes de los festejos mostraron el descontrol y el incumplimiento de las medidas contra el virus. «La libertad no consiste en romper las reglas», expresó ayer el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. «Lo que hemos visto son escenas despreciables», disparó.
Aunque la incidencia del coronavirus en España empezó a descender esta semana, esa tendencia sigue siendo muy débil tras otras dos semanas de estancamiento. El viernes, los datos oficiales registraron en promedio 198 casos por cada 100.000 habitantes en todo el país, lo que según el semáforo del ministerio de Salud, representa un «alto riesgo».
Pero en las primeras horas sin la alarma, estas cifras no fueron recordadas en las calles. Con el fin del estado de alarma, se acaban las restricciones impuestas durante los últimos meses de la pandemia por el Gobierno del presidente Pedro Sánchez

India.
Por otra parte, en el día de ayer, India registró 4.092 muertes por coronavirus y más de 400.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, luego de haber superado el sábado por primera vez los 4.000 fallecidos en un día en medio de un catastrófico brote y de una lenta campaña de vacunación.
Los nuevos 403.738 casos elevaron a más de 22 millones el total en India desde el inicio de la pandemia, mientras que los muertos ya son más de 240.000, informó ayer el Ministerio de Salud. El primer ministro indio, Narendra Modi, está siendo presionado para declarar una cuarentena en todo el territorio, una medida que ya adoptaron muchos estados pero que el premier viene demorando por el alto costo que eso implicaría para la economía. (Télam)