Fin de la intervención en Cataluña

El Gobierno de Cataluña, presidido por el independentista Joaquim Torra, recuperó el control de las instituciones con la toma de posesión de los nuevos consejeros en el Palau de la Generalitat, sede del Gobierno regional en Barcelona, siete meses después de que el anterior Ejecutivo fuera suspendido tras la ilegal declaración de independencia.
“Este Gobierno asume el compromiso de avanzar hacia la construcción de un Estado independiente”, aseguró Torra en su discurso que termina con un periodo excepcional en Cataluña en el que la administración regional estuvo 218 días en manos del Gobierno central, tras entrar en vigor del artículo 155 de la Constitución que quedó automáticamente suspendido.
La nueva etapa en Cataluña asoma marcada además por el inesperado cambio en la presidencia del Gobierno español que desde ayer ocupa el socialista Pedro Sánchez, quien se mostró abierto a dialogar con las nuevas autoridades catalanas para tratar de suavizar las relaciones.
Torra anunció que entre las primeras medidas de su mandato se contarán la recuperación de las leyes sociales suspendidas por el Tribunal Constitucional y un plan para revertir los efectos del artículo 155.

“Libertad”.
Al grito de “libertad”, durante la toma de posesión, los nuevos consejeros reivindicaron a los que consideran presos y exiliados del anterior Gobierno regional, encabezado por Carles Puigdemont.
El acto estuvo repleto de referencias a los presos soberanistas y a los líderes independentistas en el extranjero, y Torra indicó que será un “objetivo vital” de su ejecutivo trabajar por su libertad y por que puedan regresar a casa sin represalias. (Télam)