Inicio El Mundo EE.UU. es el país con más contagiados en el mundo

EE.UU. es el país con más contagiados en el mundo

ESTADOS UNIDOS ES EL NUEVO EPICENTRO DE CONTAGIO DE COVID-19 A NIVEL MUNDIAL

Francia, donde ayer murieron 1.696 personas afectadas por el coronavirus, autorizó el uso de la cloroquina para infectados con el Covid-19, tal como lo propuso el infectólogo Didier Raoult, informó en un comunicado la agencia de medicamentos gala. De esta forma, el tratamiento recomendado por el polémico director del Instituto Universitario Mediterranée Infection se comenzará a aplicar a parte de los 29.155 contagiados que se registraron ayer en Francia.
En rigor a los contagiados se les aplicará hidroxycloroquina, un derivado del antipalúdico cloroquina, que fue propuesta por Raoult, uno de los infectólogos más respetados del mundo, con el objetivo de contener el avance de la pandemia de coronavirus, aunque la agencia de medicamentos aclaró que sólo se utilizará en pacientes hospitalizados. Raoult, quien se enfrentó con el Consejo Científico que se oponía al tratamiento, agradeció al ministro de salud francés, Olivier Veran, «por su escucha» y por haber autorizado el procedimiento, según consigna el diario parisino Le Figaro.

En hospitales.
La decisión de aplicar este tratamiento se publicó ayer en un decreto en el que se encuadra la utilización de la hidroxycloroquina y se autoriza su tratamiento en ese país «solo para los pacientes que están hospitalizados» a causa del Covid-19. El decreto reglamentó el uso de la cloroquina en Francia «para evitar los riesgos de ruptura de stock», como sucede ya en varios países, y se estableció que el medicamento «no será utilizado ni prescrito por los médicos fuera del hospital».
La normativa indica que «la hidroxycloroquina en asociación con el Lopinavir/ritonavir puede ser prescrita, entregada y administrada bajo la responsabilidad de un médico a los pacientes con Covid-19». Raoult indicó esta semana que China, los Países Bajos, Irán, Bélgica, Italia (en Lombardía), Estados Unidos (en Nueva York), Corea del Sur y la India ya están usando la hidroxycloroquina en diferentes dosis.
La decisión de avanzar con el tratamiento propuesto por Raoult se basó en las duras estadísticas de los efectos de la pandemia en Francia, donde se anunció que ayer murieron 1.696 personas por esta causa, 365 más que en la jornada anterior, mientras que la cifra de contagiados asciende a 29.155, con 3.922 nuevos casos.

Nuevo epicentro.
En tanto, con más de 500.000 personas infectadas en el mundo y alrededor de 23.000 muertos, Estados Unidos -con 82.400 casos- superó en cantidad a China, el país desde el que se disparó la pandemia. Los nuevos datos del centro de monitoreo la Universidad de Johns Hopkins difundidos ayer parecen confirmar el pronóstico de la Organización Mundial de la Salud de que Estados Unidos se convirtió en el nuevo foco principal de la pandemia.
Mientras, los gobiernos de las 175 naciones afectadas hasta ahora reinventan estrategias, ven crujir sus sistemas de salud y modifican sus agendas para neutralizar el brote que, salvo excepciones, aún se encuentra en su fase ascendente. La Universidad Johns Hopkins informó en su último balance que los casos ya son más de 510.000 y destacó que Italia, con 7.503 muertes -casi un tercio de los fallecimientos totales-, es el país donde el brote golpeó de manera más mortífera hasta ahora.
Luego se ubica España, donde los contagios se aceleran y ya son 4.089 los muertos, 56.188 los contagios y 7.015 los pacientes recuperados, mientras que China, con muchos más contagios (81.782), tiene menos muertos (3.291) y es una de las pocas naciones donde la curva ya pasó su punto de inflexión y la preocupación de las autoridades se desplazó a lograr controlar los contagios no nativos.
Ayer, el gigante asiático registró solo 67 nuevos casos en las últimas 24 horas, todos ellos importados. A partir de esta nueva tendencia, China anunció el cierre de sus fronteras para todos los extranjeros.
Más allá de cada caso en particular, la curva de contagios permanece aún en su pendiente positiva en la enorme mayoría de los países y sus gobiernos barajan diversas políticas públicas para revertir esta tendencia, resolver la crisis sanitaria que implica y enfrentar la debacle económica que los especialistas anticipan. (Télam)