Frenan pedido de Escocia

RECLAMO CONTRA EL BREXIT

En un intensa jornada de reuniones oficiales, la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, manifestó ayer en Bruselas su deseo de continuar en la Unión Europea (UE) pese al Brexit, pero líderes europeos le respondieron que, como parte del Reino Unido, deberá atenerse a la nueva relación que se negocie con Londres.
Tras conocerse el resultado del referéndum, Sturgeon, líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), se encargó una y otra vez de subrayar la esperanza de que Escocia siga en la UE, y fue uno de los temas tratados en una cumbre de líderes europeos que culminó hoy en Bruselas.
El freno de mano, elegante y retórico, lo puso el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, cuestionado por lo bajo y en las últimas horas de ser uno de los responsables del Brexit.
“Escucharé con atención”, dijo en declaraciones a la prensa antes de la reunión con la escocesa, pero fue prudente y lanzó: “Ni Donald (Tusk, presidente del Consejo Europeo) ni yo tenemos la intención de interferir en un proceso británico. Esa no es nuestra obligación ni nuestro trabajo”.
La ministra, luego de salir del encuentro de una hora con Juncker dijo: “Fue un placer encontrarme con el presidente y abordar la situación actual y fue una buena oportunidad para fijar la posición de Escocia y el deseo de permanecer en la UE”.
Mientras tanto, durante la cumbre de Bruselas, sin la presencia del premier británico David Cameron, todos opinaron sobre la situación de Escocia y, con sus matices, respaldaron la posición del bloque.
El presidente de Francia, Francois Hollande, dijo que Sturgeon “tiene derecho a ser escuchada”.
En tanto, el presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, rechazó una negociación separada de Escocia con la UE para permanecer en el club comunitario. “Si el Reino Unido se va, Escocia también se va”, dijo.
Más temprano, la férrea escocesa había mantenido un diálogo con el presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, quien dijo que “escuchó atentamente” a Sturgeon y que “aprendió mucho” aunque no manifestó su posición sobre al lugar que debe ocupar Escocia en la UE.
Pero la ministra sumó puntos con los principales líderes de la Eurocámara que, según fuentes reproducidas por la agencia de noticias EFE, mostraron su “simpatía”, pero también algunos fueron prudentes y subrayaron que el debate sobre su futuro debe producirse “primero a nivel interno”. (Télam)

Compartir