Inicio El Mundo Guaidó se reunió con paramilitares

Guaidó se reunió con paramilitares

EL OPOSITOR VENEZOLANO ESTUVO CON LOS JEFES DE LA BANDA CRIMINAL MAL PELIGROSA DE COLOMBIA

Las fotografías de Juan Guaidó junto a dirigentes del grupo paramilitar Los Rastrojos no pudieron ser negadas. Allí está el autoproclamado presidente está abrazado y sonriente junto a dos hombres, uno de los cuales porta una pistola en la cintura. La pertenencia de los individuos al grupo paramilitar fue aportada por una organización de derechos humanos, confirmada por recortes de periódicos, y por los informes de la justicia colombiana.
«La banda Los Rastrojos es una de las organizaciones más peligrosas de Colombia dedicadas al narcotráfico, sicariato, secuestro, extorsión y reclutamiento de menores. En la frontera se concentran para el contrabando de extracción desde Venezuela hasta el país neogranadino, especialmente contrabando de combustible para el procesamiento de cocaína», informó el ministro de interior, justicia y paz de Venezuela, Néstor Reverol. Gustavo Petro, candidato en las últimas elecciones presidenciales de Colombia, aportó otros datos: «Tienen una casa de pique para descuartizamiento de seres humanos, en Puerto Santander». Justamente por Puerto Santander, Guaidó ingresó a territorio colombiano: «los paramilitares le brindaron seguridad y custodia en el traslado», informó Reverol.

Intervención venezolana.
El gobierno venezolano debió actuar en dos oportunidades contra Los Rastrojos. La primera vez en 2012, al detener a uno de sus líderes Diego Pérez Henao -alias Diego Rastrojo- en Barinas en el año 2012, quien fue luego deportado a Colombia. La segunda, el 23 de marzo de este año, al detener en la ciudad de Valencia a Wilfredo De Jesús Torres Gómez -alias Neco- jefe de Los Rastrojos con alerta azul de Interpol por sicariato.
La detención de Neco había sido informada por el ministro de comunicación, Jorge Rodríguez, quien lo asoció con las estructuras paramilitares y mercenarias introducidas por la derecha venezolana para realizar acciones terroristas en el marco del intento de derrocamiento de Nicolás Maduro. Su detención se logró gracias a la información encontrada en el celular de Roberto Marrero, mano de derecha de Guaidó.

Prueba de las denuncias.
La aparición de las fotografías vino a poner en imágenes lo que muchas veces denunció el gobierno venezolano: la existencia de una trama oculta ligada al paramilitarismo, grupos mercenarios, con la finalidad de realizar un proceso de guerra no declarada para lograr la salida por la fuerza del gobierno venezolano. Guaidó respondió: «a mí me piden miles de fotos», como único argumento para intentar demostrar que no sabía con quiénes se estaba fotografiando ese día.
Las fotografías también implicó al gobierno de Iván Duque, anfitrión del evento en Cúcuta y de las maniobras que fueron realizadas para intentar el ingreso por la fuerza a territorio venezolano bajo argumento de querer ingresar ayuda humanitaria. Duque, luego de guardar silencio, afirmó: «nosotros facilitamos su ingreso a territorio colombiano, más allá de si hay foto o si no hay foto».

Tensión.
Las fotos no dejan lugar a dudas: Guaidó se abraza con dirigentes de Los Rastrojos. No da explicación al respecto. Aún así su discurso fue el de continuar acusando al gobierno de Maduro de encubrir a grupos guerrilleros, narcotraficantes y paramilitares.
La noticia se produce en un momento de alta tensión entre el gobierno venezolano y el de Colombia. Nicolás Maduro ha declarado la alerta naranja, desplegado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y denunciado de que desde el gobierno de Duque se prepara una acción de falsa bandera para aumentar la escalada que podría abrir a un escenario de guerra declarada. (Página12.com)