Inicio El Mundo "Ha sido una mentira muy grande"

«Ha sido una mentira muy grande»

LULA QUIERE GANARLA A BOLSONARO LAS ELECCIONES

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, ratificó ayer que si el contexto político lo requiere será candidato en las elecciones de 2022 «para ganarle a un fascista como Bolsonaro», aunque remarcó que en primera instancia buscarán consenso con otras fuerzas de izquierda para encontrar «a alguien que represente a los sectores progresistas». Asimismo, se refirió a la anulación de las condenas por parte de la Corte Suprema, en un proceso que categorizó como «lawfare». «El lawfare es usar el poder judicial con intereses públicos, eso pasó con mi proceso, eso también pasó con Cristina, con Rafael Correa, con Evo Morales», aseguró.
Según publicó Ámbito.com, el líder petista habló con el canal C5N sobre la situación que padeció en los últimos años debido a la operación orquestada por el Poder Judicial y la pata mediática, en conjunción con agentes de Estados Unidos. «En Brasil lo más grave es que había intereses del departamento de justicia de los Estados Unidos, de las petroleras americanas y las grandes industrias de ingenierías americanas que querían destruir nuestra industria de petróleo y de gas», manifestó.

Mentira.
A su vez, explicó que su «proceso ha sido una mentira muy grande». «Desde 2016 mis abogados han mostrado y probado que era una mentira en realidad», expresó y profundizó: «La razón del proceso en contra mío ha sido un Power Point que los acusadores hicieron y mostraban que yo había creado una banda». Siguiendo esa línea, dijo que pese a el juez nunca pudo determinar los hechos sobre los cuales lo acusaban «aún así siguieron haciendo el proceso» con el fin de alejarlo de las elecciones presidenciales. «El juez (Sergio Moro), los procuradores y la policía mintieron porque había que alejarme de la campaña de 2018», enfatizó.

Anulación.
Ayer por la noche, el Supremo Tribunal Federal de Brasil ratificó la anulación de las condenas que pesaban sobre su persona y lo habilitaron para competir en los comicios del año próximo, en los que posiblemente se enfrente con el actual presidente Jair Bolsonaro. «Cinco años después la Corte dice que yo tenía razón y anula los procesos en Curitiba,. Vamos a ver cómo serán los destinos. Solo puedo decir que tengo la conciencia tranquila», destacó. Asimismo, enfatizó que pese a la embestida judicial se encuentra bien de salud. «Yo estoy vivo, entero, tengo una energía de 30 años y estoy listo para la pelea», dijo.
Además recordó una anécdota con el presidente, Alberto Fernández. «Le agradezco muchísimo al presidente Alberto Fernández porque me fui a visitar a la cárcel y le pedí a Alberto que no se lo dijera a la prensa porque tenía miedo que si el comentaba eso fuera nefasto para él». «Le tengo mucha gratitud a Alberto para siempre», reconoció.

Presidencia.
Con la anulación de las condenas, el exmandatario quedó habilitado para participar de las presidenciales del 2022. Por otro lado, encuestas recientes lo ubican por encima de Bolsonaro en cuanto a imagen positiva. De todas formas, el petista consideró que no tiene que ser obligatoriamente él quien encabece una fórmula presidencial, aunque de ser así, lo hará con gusto. «Necesariamente no tiene que ser Lula. Yo tengo 75 años. Me considero que tengo una buena salud, estoy bien físicamente, pero no tengo que ser obligatoriamente yo. Podemos escoger a alguien que represente a los sectores progresistas en Brasil», dijo. Sin embargo, remarcó que «si es necesario, si tengo que ser candidato para ganarle a un fascista como Bolsonaro, seré candidato».

«Genocida».
A la hora de hablar de Bolsonaro, el expresidente no dudó en calificarlo como «genocida» por su rol en el manejo de la pandemia. Desde que el coronavirus arribó a Brasil se cobró más de 360 mil vidas, amparado por el negacionismo del actual jefe de Estado, que en todo momento evitó aplicar cuarentenas mientras que consideraba al SARS-CoV2 como una «gripezinha». «Nunca me imagine que Brasil tuviera un presidente fascista, que además es genocida y es el mayor responsable del caos que la pandemia causa en Brasil», fustigó Lula. (Ámbito.com)