Homenaje al Che Guevara en Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, durmió en una carpa cerca del aeropuerto de la ciudad boliviana de Vallegrande, antes de rendir homenaje ayer a Ernesto Che Guevara, a 50 años de la ejecución del guerrillero por un militar boliviano.
“Dormí como cuando era ‘llamero’ (pastor de llamas andinas) o como marchista. Recordando mis tiempos cuando dormía en un hotel mil estrellas. En la noche veía todas las estrellas. Este es un momento histórico no solo para mí, sino para los pueblos que luchan para su liberación”, dijo a los periodistas.
El mandatario boliviano justificó su decisión de dormir en una carpa ante la escasa capacidad hotelera en el municipio de Vallegrande, que para el aniversario de la muerte del Che suele recibir unos 2.000 visitantes de distintas partes del mundo.
También varios de sus ministros durmieron en carpas. Morales desayunó junto a ellos. “Desde las cinco de la mañana llegaron los movimientos sociales y no me dejaron dormir porque había música. Después nos trajeron panes, rosquetes, quesillo y sopa para el desayuno”, agregó.
En una charla con periodistas que recogió la estatal Agencia Boliviana de Información (ABI), aseguró que recordar los 50 años de la muerte de Guevara es recordar la lucha por la dignidad y la soberanía.
“Recordar los 50 años del Che es recordar esa lucha por la dignidad y soberanía, esa lucha para recuperar nuestros recursos naturales, esa lucha de los pueblos contra los imperios”, afirmó.
Remarcó que las actividades que se desarrollarán para recordar al emblemático guerrillero servirán para relanzar y fortalecer la lucha de los pueblos contra el imperio.
“Aquí hay solo dos caminos, estamos con los pobres o estamos con los ricos, los que estamos con los pobres somos de izquierda, somos de los pueblos y somos socialistas; si somos de derecha, si estamos con los ricos, estamos con la derecha, estamos con los neoliberales y estamos con el imperio”, subrayó el primer presidente indígena de Bolivia.
El Movimiento Al Socialismo, partido de Evo Morales, movilizó hasta Vallegrande a unas 20.000 personas desde distintos lugares de Bolivia. La mayoría de ellas acudieron ataviados con trajes regionales y bailaron a los sones de su música autóctona. (Télam)