Inicio El Mundo Hubo más de 900 mil muertos

Hubo más de 900 mil muertos

EL MUNDO CADA VEZ MAS EXPECTANTE POR LA VACUNA

La cifra global de muertos por coronavirus pasó el miércoles los 900.000, con más de 300.000 de ellos en Latinoamérica, donde se teme un retraso de una potencial vacuna de la que se esperaba tener decenas de millones de dosis a precio de costo, tras la imprevista suspensión de sus ensayos clínicos.
En medio de la carrera por el antídoto contra el coronavirus, que genera especulaciones, recelos y expectativas en todo el planeta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió ayer a la población mundial que la vacuna probablemente no llegará antes de 2022, contrariamente a las mucho más optimistas previsiones que vienen manifestando varios países, entre ellos las potencias Estados Unidos, China y Rusia.
«No es una fórmula mágica que llegará en enero y resolverá los problemas del mundo. Se necesitará mucho tiempo para lograr la inmunidad colectiva con un 60% o 70% de la población inmunizada y detener la transmisión, por lo que sin dudas tendremos que esperar hasta 2022», sostuvo la doctora Soumya Swaminathan, una de las investigadoras líderes de las Naciones Unidas.
A nivel mundial, se registraron más de 210.000 nuevos infectados, por lo que el total acumulado se elevó a 27,6 millones, y los decesos fueron 5.700.
América, con 14,2 millones de casos y 495.000 defunciones, se mantiene como la región más afectada del mundo, aunque la curva de contagios muestra una estabilización por la reducción de las infecciones diarias en Estados Unidos y Brasil.
Estados Unidos sigue siendo el país más afectado por la pandemia, con más de 6,3 millones de casos y 189.972 fallecidos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, y la propagación del virus no está ni cerca de controlarse.

Pausa.
Asimismo, el principal infectólogo estadounidense, Anthony Fauci, aseguró que es «improbable» que un antídoto contra el coronavirus esté preparado antes de fin de año, lo que tira por la borda la promesa del presidente Donald Trump de cara a las elecciones del 3 de noviembre.
En Latinoamérica, el antídoto que producirán la Argentina y México y de la que se espera fabricar unas 250 millones de dosis a precio de costo para la región también podría demorarse.
El Gobierno mexicano anunció ayer que la vacuna del laboratorio AstraZeneca puede tener un retraso a raíz de la pausa en los ensayos dispuesto por esa compañía por un caso adverso en el Reino Unido durante las pruebas masivas en humanos y que se deberá revisar.
Pausar los ensayos de una vacuna «no es un evento inusual (…) la consecuencia puede ser que se retrase la llegada de la vacuna» a la región, dijo Hugo López Gatell, subsecretario de Salud mexicano, al ser interrogado en rueda de prensa sobre el impacto de este anuncio.
El ministro de Salud británico, Matt Hancock, dijo ayer a la mañana que la suspensión del ensayo de la vacuna contra el coronavirus del laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford es «un proceso normal mientras se investiga el problema» y afirmó que esa «pausa no es necesariamente un contratiempo».
«No presentaremos una vacuna a menos que sea seguro su uso», afirmó Hancock en declaraciones a un medio radial local, y sostuvo que no es la primera vez que sucede esto con la vacuna Oxford al referirse a la suspensión del ensayo clínico.
Asimismo, señaló que se trata de un proceso estándar en los ensayos clínicos cada vez que encuentran algo que necesitan investigar.
La vacuna se está probando en miles de personas en el Reino Unido y Estados Unidos, así como en grupos de estudio más pequeños en Brasil y Argentina, entre otros países.

Rusia.
La Fundación de Inversiones Directas de Rusia (FIDR) y la compañía farmacéutica mexicana Landsteiner Scientific firmaron un acuerdo para suministrar a México un total de 32 millones de dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus denominada Sputnik V.
La cantidad contratada permitirá abastecer al 25% de la población mexicana, según informó la FIDR en un comunicado.
«El inicio de los suministros de las vacunas a México está previsto para noviembre de 2020, si los órganos reguladores mexicanos dan el visto bueno. El acuerdo prevé que Landsteiner Scientific se encargue de la distribución de la vacuna en México en calidad de socio de la FIDR», explicó, según informó la agencia EFE.
El presidente de la FIDR, Kiril Dmítriev, afirmó que los mexicanos «comprenden las ventajas de la vacuna rusa Sputnik V».
«En particular, destacan que la plataforma de vectores de adenovirus humanos está mucho más estudiada que las nuevas tecnologías de producción de vacunas como los vectores de adenovirus de monos o el ARN mensajero», indicó. (Télam)