Hubo un alto acatamiento a la tregua

PRIMER DIA DEL ALTO EL FUEGO EN SIRIA IMPULSADO POR RUSIA Y TURQUIA

La tregua impulsada por Rusia y Turquía iniciada desde ayer en Siria, se cumple en un 90 por ciento del territorio, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, pese a lo cual se registraron enfrentamientos armados entre diferentes facciones, principalmente en ataques contra grupos yihadistas.
“La mayoría de las zonas del país están en calma”, aseguró la ONG ligada a las milicias opositoras al gobierno de Bashar al Assad, aunque también dio cuenta de una violación del alto el fuego por parte de los rebeldes en la provincia de Deraa y de varias de las fuerzas progubernamentales en Damasco, Hama e Idleb.
Sin embargo, el alcance del alto el fuego, que fue aceptado por el ejército sirio y que apunta a allanar el camino para una nueva ronda de negociaciones en Kazajistán a finales de enero, está atravesado por cuáles son los alcances de la tregua.
Tanto los rebeldes como el régimen han dejado claro que la tregua no afecta al grupo islamista radical Estado Islámico. No obstante, mantienen divergencias sobre la inclusión del Frente Fateh al Sham.

Algunos ataques.
Fuentes oficial turcas informaron que al menos 38 miembros del EI murieron en ataques de la aviación rusa y turca en el norte del país, mientras que otros 30 presuntos miembros del grupo fueron detenidos en el sur de Turquía.
El turco diario Hürriyet aseguró que las Fuerzas Armadas de Turquía consignaron que aviones rusos llevaron a cabo tres ataques aéreos contra el EI en Al Bab, en apoyo de las fuerzas turcas.
Esta confirmación coincide con lo informado por el OSDH, que dio cuenta de la reactivación de los combates entre el EI y las milicias rebeldes apoyadas por el Ejército turco en esa región, considerada el principal feudo yihadista en el norte de Siria.
Además del consenso general sobre la exclusión de los insurgentes islamistas en la tregua, Turquía manifestó su rechazo a que las milicias kurdo-sirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG) participen en una eventual nueva ronda de negociaciones de paz.

Proceso de paz.
El ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, destacó que desde un principio, Ankara le dejó claro a Moscú que las YPG “no deberían estar involucradas en el proceso de Astaná (Kazajistán)”, informó el diario Hürriyet Daily News.
Ankara atribuye a las YPG la intención de crear un Estado independiente en el norte de Siria, aunque la organización nunca hasta ahora ha declarado tener ese objetivo, y las considera como una organización terrorista vinculada al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán, la guerrilla kurda en Turquía.
Al mismo tiempo, Çavusoglu señaló que, salvo las organizaciones terroristas como el Estado Islámico, ninguna parte implicada en el conflicto está excluida del proceso de paz.
En este contexto, consideró que “si las YPG abandonan las armas y apoyan la unidad territorial de Siria, pueden incluso ser parte de una solución integral”.
En tanto, la ONG siria con sede en Londres, registró violaciones por parte de los rebeldes en la provincia meridional de Deraa y por parte del régimen en las provincias de Damasco, Hama e Idleb.

Bombardeos.
En la población de mayoría cristiana de Jabab, en el norte de Deraa, y bajo control de las autoridades, varias personas resultaron heridas por el impacto de proyectiles de morteros lanzados por grupos rebeldes. En un comunicado, el Observatorio indicó que una de la víctimas se encuentra en estado grave.
Asimismo, informó de bombardeos del Ejército sirio contra zonas del norte de la provincia de Hama y del sur de Alepo, además de en el valle del río Barada, en la provincia de Damasco, aunque no hubo una confirmación por parte del gobierno sirio.

Cuestionan autoridades.
Según la ONG, en la zona rebelde de Guta Oriental, en las afueras de Damasco se ha registrado la primera muerte de un civil tras el comienzo del alto el fuego.
El Observatorio indicó que un hombre falleció por los disparos de un francotirador.
Por su parte, el grupo rebelde Ejército Libre Sirio también denunció en un breve comunicado varias rupturas del alto el fuego y cuestionó la capacidad de las autoridades de controlar a las milicias que luchan hombro con hombro con las fuerzas regulares.
Según el ELS, más de 40 grupos paramilitares sirios y de otras nacionalidades combaten junto a las tropas de Al Assad. (Télam)