Inicio El Mundo Incidente diplomático y tensión con Bolvia

Incidente diplomático y tensión con Bolvia

La detención durante diez horas del diputado argentino Federico Fagioli, cuando intentaba llegar a La Paz como invitado para observar las elecciones de hoy, generó un incidente diplomático con Argentina, acusaciones internas y el repudio de otros veedores. A pesar de todo, el gobierno boliviano anunció que le permitieron el ingreso pero «no es bienvenido» al país.
Tras la intervención del presidente Alberto Fernández que en una dura declaración responsabilizó al «gobierno de facto» de Jeanine Áñez por la seguridad de los legisladores argentinos que viajaron a Bolivia en misión electoral, el ministro de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, desmintió que Fagioli hubiera estado detenido. Según el funcionario, ningún diputado ni funcionario consular de Argentina fue detenido o arrestado, aunque consideró que Fagioli «no es bienvenido» en Bolivia porque «mintió» en su declaración de ingreso.
En conferencia de prensa, el ministro afirmo que el legislador argentino fue retenido en el aeropuerto de La Paz por señalar «que ingresaba al país como turista, cuando en realidad llegó a Bolivia como invitado de la presidenta del Senado», la masista Eva Copa. Argumentó además que por recomendación del presidente del Colegio Electoral y de la Organización de Estados Americanos (OEA) dejaron ingresar a Fagioli para no poner en duda la transparencia de las elecciones, pero reiteró que «no es bienvenido».
«Esperamos a todos los veedores que quieran venir, de todos los colores, lo único que pedimos es que no hagan injerencia», señaló.
Murillo alertó sobre la entrada de «españoles, argentinos y americanos» con la intención de desestabilizar. «No lo vamos a permitir, sea quien sea lo vamos a poner patitas para casa», declaró. Y advirtió: «los tenemos claramente identificados, dónde están, dónde se están moviendo, qué están comiendo, qué están tomando, los estamos cuidando, ni siquiera los van a poder asaltar ni robar, los estamos cuidando».
«Los zurdos se reúnen rapidito para ver de convulsionar y ¿por quién son pagados? Por Nicolás Maduro, por los cubanos, entrenados y pagados por ellos», aseguró.
Fagioli participa de una misión autorizada por el Congreso argentino como observador de las elecciones generales de hoy. La misión, que se completa con los diputados Leonardo Grosso y Paula Penacca y el senador Guillermo Snopek, ingresó por Cochabamba pero al llegar a La Paz se encontró con un operativo policial que los frenó en el aeropuerto.
Desde la capital boliviana Fagioli consideró que el gobierno de facto «pudo haber intentado» secuestrarlo, pero no pudo concretarlo «gracias a la presión internacional y al personal de la Embajada Argentina».