Inclinación a la derecha

TRUMP NOMINO A UN JUEZ CONSERVADOR PARA LA CORTE SUPREMA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nominó al juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema, en un gesto que consolida la tendencia netamente conservadora del máximo tribunal del país norteamericano.
“Lo que interesa no es la visión política de un juez sino saber si puede poner a un lado esa visión para hacer lo que la ley requiere. Estoy satisfecho de anunciar que he encontrado, sin dudas, a esa persona”, señaló Trump al anunciar el nombramiento de Kavanaugh.
En caso de que resulte confirmado por el Senado, Kavanaugh ocupará el lugar vacante dejado por el juez Anthony Kennedy, quien había sido indicado para una plaza en la Corte Suprema por el presidente Ronald Reagan en 1988, y hace dos semanas anunció su decisión de iniciar su jubilación a partir del 31 de julio.
“Esta noche tengo el honor y el privilegio de anunciar que nomino al juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de Estados Unidos”, indicó Trump en una ceremonia en la Casa Blanca.
De acuerdo con el presidente estadounidense, Kavanaugh posee “credenciales impecables, calificaciones sin paralelo y un compromiso probado a la idea de igualdad de justicia ante la ley”. Según la apreciación del mandatario, en el país ´”no existe persona más calificada para esta posición”.

“Estoy agradecido”.
Por su parte, Kavanaugh -quien estaba acompañado de su esposa y sus dos hijas- agradeció a Trump al afirmar que “ningún presidente ha hecho más consultas ni ha hablado con más gente de diversa tendencia para buscar datos sobre una nominación a la Corte Suprema”. “Me siento agradecido ante usted, y honrado por la confianza puesta en mí”, señaló.
De 53 años de edad, Kavanaugh comenzó su carrera como ayudante del juez Kennedy, y en su carrera pública se tornó famoso por un alegato contra la reforma del sistema de los seguros de salud que emprendió el entonces presidente Barack Obama, sistema que ya fue desmontado por el gobierno de Trump.

Fundamental.
Trump se apresuró a nombrar el reemplazo de Kennedy mientras los republicanos aún tienen una mayoría simple en el Senado, que debe aprobar el nombramiento.Si la nominación se retrasa y los demócratas logran una banca adicional en el Senado en las legislativas de noviembre, Trump podría verse obligado a acordar con ellos.
El nombramiento resulta crucial para el mandatario ya que, en los próximos meses, el máximo tribunal deberá intervenir sobre cuestiones fundamentales para la agenda del presidente. En los últimos años, la Corte Suprema ha tomado decisiones históricas sobre temas como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto, los derechos sobre las armas, el dinero corporativo en las campañas electorales y la libertad de expresión.
Sin embargo, a mayor preocupación recae en que en 2019, el alto tribunal podría tener que considerar los poderes y derechos de Trump en la investigación sobre los vínculos entre su campaña presidencial y Rusia, y si trató de obstruir o no esa pesquisa. (AFP)