Inicio El Mundo Indignación por afroamericano baleado

Indignación por afroamericano baleado

SEGUNDA NOCHE DE DISTURBIOS EN ESTADOS UNIDOS

El padre de Jacob Blake, un afroamericano de 29 años baleado el domingo a la tarde por policías en una ciudad de Wisconsin, afirmó que su hijo se encuentra paralizado de la cintura para abajo, luego de que manifestantes quemaran autos y destrozaran negocios en una segunda noche de disturbios para exigir la detención de los agentes involucrados.
Mientras todo Estados Unidos se prepara para las elecciones de noviembre, este nuevo episodio de gatillo fácil con tinte racista promete afectar la agenda política tres meses después de que George Floyd fuera asesinado por un policía blanco en Minessotta, desencadenando una ola de protestas contra la violencia racial en todo el mundo.
El padre de Blake, que también se llama Jacob, contó al diario Chicago Sun-Times que, según los médicos que lo atienden, su hijo recibió ocho disparos policiales en Kenosha, durante un incidente grabado en video con un teléfono celular, cuya difusión desató fuertes protestas en el suroeste de Wisconsin. Agregó que se enteró de los hechos esa misma noche y que poco después pudo ver el video, donde dos policías le disparan a su hijo por la espalda.

Protestas.
Anoche, la indignación popular cubrió las calles de Kenosha por segunda jornada consecutiva, y la policía disparó gases lacrimógenos contra cientos de manifestantes que desafiaron un toque de queda nocturno, y arrojaron botellas y bengalas contra agentes que protegían la sede de los tribunales, informó CNN.
Wisconsin es uno de los estados más diversos de Estados Unidos en términos raciales. Aunque un 7% de la población del estado es negra, en Kenosha el porcentaje sube a 12%, según el censo de 2019. Tanto el alcalde como el jefe de policía son blancos. Esta ciudad tiene unos 100.000 habitantes y se ubica más o menos equidistante entre Milwaukee y Chicago.
En el video se observan al menos dos policías que disparan repetidas veces contra Blake por la espalda, cuando éste intenta subirse a su camioneta. Uno de los abogados de la familia Blake, Ben Crump, aseguró que tres de los hijos del hombre baleado (de 3. 5 y 8 años), estaban dentro del vehículo en ese momento.
El tiroteo fue duramente condenado por el gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, quien ayer ordenó el despliegue de 125 miembros de la Guardia Nacional en Kenosha luego de que los manifestantes incendiaran autos, destrozaran vidrieras y se enfrentaran con la policía, el lunes por la noche.
La policía informó que el domingo recibió un llamado para intervenir en una disputa doméstica y que al llegar se encontraron con Blake, pero no revelaron si estaba armado ni por qué le dispararon. Tampoco aclaró si los tres oficiales involucrados son blancos.
El hombre que grabó el video, Raysean White, de 22 años, aseguró que vio a Blake forcejear con tres policías, quienes le gritaron dos veces que arrojara su cuchillo antes de dispararle. Sin embargo, White dice que Blake no portaba ningún cuchillo en sus manos. Los policías fueron puestos en licencia administrativa, un procedimiento de rutina en estos casos.

Campaña electoral.
El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, advirtió que los oficiales responsables «deben rendir cuentas». «Esta mañana, la nación vuelve a despertarse otra vez más con pesar e indignación porque otro afroamericano resulta víctima de un uso excesivo de la fuerza», expresó en un comunicado. Y agregó: «esos disparos perforan el alma de nuestra nación».
Los republicanos, que se encuentran desarrollando la Convención partidaria que consagrará a Donald Trump como candidato para la reelección, así como los sindicatos de policía, acusaron a los demócratas de prejuzgar el incidente. Los políticos republicanos de Wisconsin también condenaron las protestas, aludiendo a la consigna de «ley y orden» que Trump enarbola para esta campaña.
El autor del video contó que antes del tiroteo vio por la ventana de su casa a unas seis o siete mujeres que discutían a los gritos. Poco después apareció Blake en su camioneta, se bajó y sin decir nada a las mujeres que se gritaban entre sí, le pidió a su hijo que ingresara al vehículo. White dejó la ventana por algunos minutos y, cuando volvió a mirar, vio a tres policías que forcejeaban con Blake. (Télam)