Insólito empate en una votación

EL PROCESO DE SECESION DE CATALUÑA QUEDA EN SUSPENSO

El futuro del presidente catalán, Artur Mas, y del proceso de secesión de Cataluña quedó ayer en suspenso después de una esperada votación que se saldó en empate de los militantes del partido anticapitalista la CUP (Candidatura d’ Unitat Popular), quienes tienen en sus manos la llave del gobierno regional que pretende romper con España.
Mas, principal impulsor de la secesión, depende de los votos de la CUP para ser investido presidente, un paso clave para reflotar la “hoja de ruta” con la que impulsa la creación de un Estado catalán independiente.
Tras tres meses de negociaciones, la dirección de la fuerza antisistema, que desde las elecciones del pasado 27 de septiembre se niega a apoya al presidente catalán, sometió a votación la decisión de sus bases en una asamblea.
Los militantes estuvieron reunidos más de once horas y tras tres votaciones, la última y definitiva se saldó en empate: 1.515 votaron “si” y otros tantos votaron “no”.
“Las aritméticas son diabólicas en este proceso”, afirmó Antonio Baños, líder de la CUP, quien destacó que “nada el proceso de construcción de la República catalana se hará sin consultar a la gente”.
“No podemos salir y dar ninguna opción ganadora, lo que seguramente esperaba buena parte del país en un sentido u otro”, dijo por su parte Anna Gabriel, impulsora de la corriente más crítica con Mas.
La dirección del partido, no obstante, anunció que reunirá a su dirección el 2 de enero para tomar una decisión definitiva. (Télam)