Inicio El Mundo Jair Bolsonaro imita a Trump

Jair Bolsonaro imita a Trump

EL MANDATARIO AMENAZO CON SALIR DE LA OMS

El presidente Jair Bolsonaro amenazó ayer con retirar a Brasil de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y minimizó la crítica hecha por su colega estadounidense, Donald Trump, a la forma con la que el gigante sudamericano enfrenta la pandemia de coronavirus. «Estados Unidos salió de la OMS, nosotros estamos estudiando…o la OMS trabaja sin ideología o nosotros también vamos a salir de la organización», afirmó Bolsonaro al hablar ante militantes y periodistas en la puerta del Palacio de la Alvorada.
Luego de que Brasil superara a Italia en la cantidad de muertes por coronavirus y quedara atrás de Estados Unidos y Reino Unido, Bolsonaro dijo que los brasileños «no necesitan de gente opinando desde afuera lo que se hace aquí». Bolsonaro añadió que la OMS «está volviendo atrás» en algunas políticas luego de que Trump recortara los aportes a la entidad, como la reanudación de los test con el medicamento cloroquina.

Críticas.
También minimizó la crítica de Trump realizada en Washington de que Estados Unidos tendría más de dos millones de muertos si hubiera seguido la línea de Brasil y Suecia. «Trump es mi amigo y mi hermano. Hablé esta semana con él, un diálogo maravilloso. Brasil quiere profundizar más nuestra relación y quiero que sea reelegido. Trump, te mando un abrazo», dijo mirando a las cámaras.
Sin embargo, el magnate estadounidense había dicho previamente que vislumbra que Brasil atraviesa un «momento muy difícil» por la gestión del coronavirus que tuvo el ultraderechista Bolsonaro. «Si miras a Brasil, ellos están en una situación muy complicada y hablan mucho sobre Suecia. Suecia está pasando por un momento terrible. Si nosotros hubiéramos actuado así, hubiéramos perdido un millón, un millón y medio, quizá hasta dos millones de vidas más», aseguró el republicano.

Represión.
En tanto, Bolsonaro, amenazó ayer con usar la Fuerza Nacional de Seguridad, tropa de élite policial, contra las protestas convocadas para mañana por grupos sociales y movimientos antifascistas a los que calificó de «terroristas», «marihuaneros» y «desocupados». El mandatario hizo la amenaza durante la inauguración de un hospital de campaña, el primero del Gobierno federal para atender a pacientes con coronavirus, en la ciudad de Aguas Lindas, en el estado de Goiás, vecino a Brasilia, cuya construcción había sido anunciada en abril pasado.
El mandatario levantó el tono ante las protestas, que según el gobierno pueden ser parte de un movimiento mayor -pese a la pandemia- para presionar al Congreso a abrirle un juicio político. «Espero que el domingo las policías de los estados hagan su debido trabajo», pidió Bolsonaro dirigiéndose al gobernador conservador goiano, Ronaldo Caiado, un ruralista y médico que rompió con el Gobierno nacional en medio de la pandemia a raíz de la postura negacionista del mandatario.
En su discurso, Bolsonaro les pidió a sus seguidores no salir a las calles el fin de semana, «para que las fuerzas de seguridad, no solo estaduales, sino también las nuestras, las federales, puedan hacer su trabajo si los marginales extrapolan los límites de la ley», afirmó. Y prosiguió: «Generalmente son marginales, terroristas, marihuaneros, desocupados que no saben lo que es la economía, no saben lo que es trabajar y ganar el pan de cada día».
El domingo pasado grupos antifascistas de hinchadas de fútbol, en especial de Corinthians, cruzaron a bolsonaristas que pedían un golpe militar en el país y fueron reprimidos por la policía. El lunes, en Curitiba, estado de Paraná, fronterizo con Misiones, hubo vidrieras rotas por grupos que pedían la renuncia del ex capitán ultraderechista. (Télam)