Inicio El Mundo Johnson está en terapia intensiva

Johnson está en terapia intensiva

LA SALUD DEL PRIMER MINISTRO DE REINO UNIDO DESMEJORO EN LOS ULTIMOS DIAS

Reino Unido parece haber comenzado a controlar su curva de contagio en esta pandemia; sin embargo, ayer el país entero fue sacudido por la noticia de que el primer ministro Boris Johnson, uno de los políticos enfermos con coronavirus, fue internado en terapia intensiva tras «empeorar». «Desde el domingo a la noche, el primer ministro ha estado bajo el cuidado de los doctores del Hospital de San Tomas en Londres, tras haber sido internado con síntomas persistentes de coronavirus», explicó el vocero del jefe de gobierno.
«En el correr de esta tarde (por ayer), el cuadro del primer ministro empeoró y, siguiendo la recomendación de su equipo médico, fue trasladado a la Unidad de Terapia Intensiva del hospital», continuó el texto. Según la cadena pública BBC, los médicos tuvieron que darle oxígeno a Johnson antes de trasladarlo a terapia intensiva, lo que indicaría que el premier sufre una importante dificultad para respirar, uno de los principal síntomas de la enfermedad en los casos moderados a serios.
El comunicado del gobierno también informó que mientras Johnson no pueda trabajar, será secundado en las operaciones diarias «cuando sea necesario» por el canciller Dominic Raab.

Derrumbe de la libra.
La preocupación por la salud del premier británico también se dejó sentir en la economía de inmediato. La libra británica se derrumbó ayer frente al dólar después del anuncio del gobierno y la gran expectativa es cómo reaccionarán los mercados hoy, especialmente dado el impacto económico que la pandemia ya está teniendo sobre la economía del país, en un año en el que los pronósticos ya eran malos por la salida de la Unión Europea. Reino Unido ha sido uno de los países europeos más golpeados en Europa por la pandemia, detrás de Italia, España, Francia y Alemania, con más de 52.200 casos y casi 5.400 muertos.
En un primer momento, Johnson optó por una estrategia laxa que buscaba un contagio masivo pero controlado. Cuando la cifra de casos y muertos comenzó a escalar y a golpear todos los estamentos de la sociedad, el gobierno cambió de dirección y se sumó a las medidas de confinamiento y bloqueo de la economía. Pese a que el país aún enfrenta grandes dificultades para hacer frente a la cantidad actual de enfermos y contrarrestar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, en los últimos días parecía haber registrado un primer indicio de una ralentización de la curva de contagios.

«Lo subestimamos».
En tanto, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, reconoció ayer que el coronavirus «es un enemigo que subestimamos desde el primer día», el mismo día que la cifra nacional de muertos superó los 10.000, 3.048 en ese estado. Cuomo destacó que desde hace varios días la cifra de nuevos muertos no supera los 600, por lo que concluyó que «el distanciamiento social ha dado sus frutos» y aseguró que estos números podrían indicar que la situación está comenzando a estabilizarse.
Además, anunció que «Nueva York permanecerá en pausa hasta el 29 de abril». «Las escuelas no son una necesidad esencial por lo que permanecerán cerradas. Hoy nuestra principal preocupación es la salud pública», argumentó. Coumo aseguró que necesita aumentar entre 55.000 y 110.000 el número de camas hospitalarias, y para conseguirlo le pedirá a Trump que le habilite espacio en el buque-hospital de la Marina estadounidense Comfort, que cuenta con 1.000 camas y está atracado en las costas neoyorquinas.
El buque llegó a la costa occidental de Manhattan para tratar a pacientes no infectados de coronavirus, una medida criticada por varios expertos de la salud ante la falta de camas en hospitales y tiendas de campaña. Hasta el sábado, el buque solo tenía 27 pacientes y más de 970 camas vacías. (Télam)