La crisis no da respiro

TIROTEO DEJO UNA NUEVA VICTIMA FATAL

Una persona murió y dos resultaron heridas en el norte de Nicaragua cuando policías y paramilitares atacaron a manifestantes que protestaban contra el gobierno, informó la Iglesia católica, mientras el presidente Daniel Ortega evaluaba una propuesta para superar más de dos meses de violencia política.
Más de 120 personas murieron en Nicaragua desde el inicio de la crisis, que es la más sangrienta en el país desde los años 80 y la mayor que enfrenta el gobierno de Ortega desde su retorno al poder, hace 11 años.
En el más reciente hecho de violencia, un adolescente murió y otras dos personas resultaron heridas el viernes al ser baleados por policías y paramilitares que atacaron un piquete en Jinotega, detalló la Diócesis de esa ciudad.
Por otra parte, los estudiantes que llevaban 52 días atrincherados en el campus de la Universidad Politécnica de Nicaragua, en Managua, abandonaron ese lugar debido a que, según afirmaron, fueron “infiltrados por personas ajenas a la comunidad estudiantil, enviados por los operadores políticos para sembrar el caos”.
“No queremos que nuestra causa se manche con el accionar de este régimen totalitario”, dijeron los alumnos en una declaración en la que advirtieron que su lucha “continuará en las calles” hasta que “este régimen abandone el poder”.

Dialogo.
El último jueves, Ortega pidió dos días para reflexionar sobre una propuesta de “democratización” presentada en el marco de un diálogo nacional encabezado por la Iglesia. Una vez que responda formalmente, se convocará una mesa plenaria para valorar la respuesta y, por tanto, “la factibilidad de continuar el mismo diálogo nacional”.
La propuesta incluye adelantar las elecciones, algo que el gobierno ya había descartado y tachado de intento de “golpe de estado”, mientras estuvo en pie el diálogo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil y estudiantes. (Télam)